Afilian en la CROC en sólo 15 minutos

414

#LaVerdadlePeseaQuienlePese

 

En sólo 15 minutos, cualquier persona puede afiliarse a la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC) para así engordar su lista de agremiados y fortalecer su poder de presión en las negociaciones sindicales con las empresas.

Por ejemplo, en Walmart de Universidad, son dos mujeres las que custodian la puerta de entrada y salida de los trabajadores de la tienda en las horas del cambio de turno.

Traen una mochila con papelería y hojas de afiliación que tienen el logotipo de la CROC.

Por la puerta salen los trabajadores que visten el chaleco azul de la compañía.

Las mujeres se acercan y los invitan a afiliarse a la CROC para gozar de beneficios.

«Para afiliarte nada más lo que necesitamos son tus datos generales, tu nombre completo, tu número de seguro social, tu RFC… y ya con eso. ¿Quieres afiliarte de una vez?», explica Ana Franco Gama, quien se identificó como «comisionada especial» de la CROC.

Mientras Franco Gama llena los registros, otra compañera enlista las ventajas de pertenecer a la organización, como cursos a bajo costo, descuentos en hoteles, restaurantes y parques de diversión, capacitaciones y brigadas de salud.

Un reportero de REFORMA logró su afiliación en unos minutos. Sólo tuvo que llenar una hoja con datos generales, mostrar su credencial del INE y tomarse una foto con un teléfono celular.

«¿Para qué sirve esto? Para que empieces a tener los beneficios que estamos trabajando todo el sindicato», dice.

«¿Cuáles son los beneficios? Principalmente una escuela, tenemos una escuela en Donceles 28, con esta credencial tú llegas y ya por ser parte, dijéramos, del sindicato, tienes el derecho de tener un descuento muy bondadoso».

En esta escuela, además de poder terminar la primaria, secundaria y preparatoria, también hay clases de gastronomía, inglés, computación y hasta para ser masajista o bartender.

«Somos una organización tan grande que no venimos a pedirle dinero a los trabajadores, a ningún trabajador le pedimos», afirma.

«Yo sé que muchos sindicatos viven de los trabajadores, bendito Dios nuestra organización tiene para seguir con estos cursos».

Para aminorar el temor de los trabajadores a posibles represalias de la empresa en caso de afiliarse, presume el poder de la organización.

«Tenemos mucha gente, tenemos 4.5 millones de agremiados, pues, ¿qué te puedo decir?», sostiene.

«No los van a correr porque desde que se manifestó esto hace casi dos meses ya están amparados, ya es a nivel nacional, la Secretaría de Trabajo y Previsión Social ya lo sabe, entonces no hay despidos y si ahorita se atreven ellos a despedirlos, los vamos a reinstalar».

Promete que la Confederación velará por los trabajadores de Walmart si logra ser su representante sindical.

«Un sindicato no es malo y no es para perjudicar a la empresa, no venimos a perjudicar a la empresa, no es el objetivo», explica.

Mientras tanto, su compañera toma fotografías con el celular para tener evidencia de la labor de convencimiento.

No sólo aquí hay brigadistas, la organización ya llegó a más tiendas de la cadena Walmart, incluyendo Sam’s y Bodega Aurrerá.

«De Walmart, a nivel nacional, ya estamos en todos, tenemos a 80 Walmart ahorita, ya los tenemos cautivos, en 22 estados de la República ya estamos movidos».

La afiliación es gratuita, te conviene, remata.

«¿Entonces qué dices? ¿Te hacemos tu registro? ¿Traes identificación?», pregunta.

Sin algún documento que compruebe ser trabajador de Walmart, el joven es afiliado con los datos que aparecen en la credencial de elector.

Las brigadistas anotan el nombre completo, el domicilio, la edad, la escolaridad, la CURP y hasta el tipo de sangre.

– ¿Cuál es tu puesto?

– Subjefe.

– Perfecto, no pues vas a ganar más… ¿nos regalas aquí tu firma, por favor?

Le piden sostener a la altura del pecho la hoja de afiliación con sus datos y sonreír a la cámara con la promesa de entregar al día siguiente la credencial.

«Sonriendo, triste no porque van a decir que te obligamos, no queremos obligar a nadie», dice.

Al día siguiente, en el mismo lugar, el reportero de REFORMA recogió su credencial -firmada en el reverso por Isaías González Cuevas, secretario general de la CROC- que lo acredita como trabajador de Walmart afiliado con derecho a descuentos en establecimientos comerciales.

REFORMA verificó que la tarjeta de la CROC permite descuentos en el parque temático Rancho Mágico, el Museo de Cera, Cinemex, el mirador de la Torre Latinoamericana, Sanborns, Italiannis, Six Flags, el parque Aqua Splash y el zoológico Tuzoofari.

Los empleados de Walmart afiliados a la CROC emplazaron a huelga para mañana martes, pero el fin de semana la pospusieron para el próximo 20 de marzo.

(Con información de Reforma)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe un comentario
Por favor ingresa tu nombre