AMLO pide a pobladores de Acambay su ayuda para erradicar huachicoleo

339

#LaVerdadlePeseaQuienlePese

 

A mano alzada, el presidente Andrés Manuel López Obrador pide a los habitantes de Acambay que lo ayuden a acabar con el robo de combustible, durante lo que él denominó Asamblea de Evaluación.

«Que levanten la mano los que van a ayudar a convencer, persuadir de que no debe de haber robo de combustible», preguntó durante el arranque de los programas del bienestar en los 91 municipios por donde transitan los ductos de Petróleos Mexicanos.

En la Unidad Deportiva Juan Del Mazo López, el primer mandatario preguntó a los asistentes: «¿vamos a acabar con el huachicol?», a lo que respondieron con un «sí» unísono.

Durante la entrega de los Programas Integrales del Bienestar en los municipios por donde pasan los ductos de Petróleos Mexicanos, López Obrador preguntó: «¿Cuento con ustedes?, ¿vamos para adelante?, ¿vamos a acabar con el huachicol?».

A lo que respondieron con un «sí» unísono, los presentes en el deportivo «Juan del Mazo López».

Tras explicarles los riesgos de extraer gasolina y prometerles que sus necesidades serán cubiertas por las pensiones del bienestar, becas para estudiantes y proyectos sociales como Jóvenes Construyendo el Futuro, para que ya no se dediquen al huachicoleo, insistió en la purificación del país.

Que levanten la mano. Todos juntos, vamos a limpiar de corrupción a México, vamos a purificar la vida pública del país

Comentó que en ya iniciaron con el reparto de los programas en el municipio de Acambay, donde hace una semana «pincharon» el ducto Tula-Toluca, sin mencionar que en días recientes detectaron otras dos tomas clandestinas en la población, según dijo López Obrador en su discurso.

En este poblado entregarán 643 becas a estudiantes de nivel superior y 290 Tandas del Bienestar, además, comentó que para febrero ya deberán estar funcionando por completo los programas en Acambay.

Asimismo, comentó que los tutores incorporados a Jóvenes Construyendo el Futuro inculcarán valores morales a sus aprendices, como el no robar combustible y hasta vigilar los ductos.

«Me encontré un señor que me dijo: ‘Yo estoy con usted, yo lo apoyo. Yo tengo un invernadero, por ahí pasa un ducto, yo me encargo de cuidarlo. Ese señor del invernadero, puede decirles, vénganse acá a trabajar conmigo, yo les voy a enseñar», relató.

(Con información del Sol de México)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe un comentario
Por favor ingresa tu nombre