Anaya subirá el salario mínimo el primer día de su gobierno

65

Ciudad de México, 12 de Abril 2018

El candidato a la Presidencia de la República de la coalición Por México al Frente, Ricardo Anaya, aseguró que de ganar la elección, el mismo día de su toma de protesta convocará a la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami) para elevar éste a 100 pesos diarios.

En conferencia de prensa, el candidato frentista explicó que con este aumento se cubrirá la canasta alimentaria de los mexicanos, de acuerdo a las mediciones delConsejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo (Coneval).

“Esta medida es de mínima y elemental justicia, a partir del primer día de mi mandato, nadie que trabaje honestamente va a pasar hambre”, expresó Anaya.

Sostuvo que para diciembre de 2022, el final de su administración, el salario mínimo al menos se habrá duplicado para alcanzar el nivel de bienestar, esto, aclaró, no necesariamente significa que será de 200 pesos, sino que dependerá del nivel de la inflación de ese momento.

“Proponemos un gran acuerdo del gobierno de coalición y de las fuerza que quieran sumarse, a unirnos para que México ya no sea el país de los salarios eternamente bajos, artificialmente deprimidos”.

“Esto implica poco más que duplicar el salario mínimo, esto va a implicar un gran esfuerzo productivo, empresarial, organizativo, social y cultural de toda la Nación”, afirmó Anaya.

Además, dijo que cambiará el mecanismo para fijar el salario, para lo cual creará un consejo representativo, incluyente y plural donde se pueda monitorear el alza de los salarios mínimos, sus repercusiones y sus medidas a tomar hacia el futuro para una verdadera política salarial.

“Estoy seguro, que si nos unimos todos, aplicando el principio de la solidaridad y la corresponsabilidad, vamos a lograr mejorar la economía de todos los mexicanos, y que nadie se quede atrás”, consideró.

Sobre la invitación del candidato de la coalición Todos por México, José Antonio Meade para realizar debates semanales, recalcó que no le ve ningún sentido sentarse a debatir con quien no tiene ninguna posibilidad de ganar.