Bancos centrales podrían participar en la emisión de activos virtuales

226

#LaVerdadlePeseaQuienlePese

 

Los bancos centrales podrían participar en la emisión de activos virtuales, ante el creciente interés de los participantes del mercado en su operación, reconocieron el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial.

Advierten que varios de ellos, tanto de economias avanzadas como emergentes, están explorando actualmente la posibilidad de operar algún tipo de Moneda Digital de Banco Central (CBDC por su sigla en inglés), donde Uruguay lleva la delantera con un programa piloto.

Al interior de un análisis, titulado El futuro del Dinero Digital, divulgado por ambos organismos, precisaron que otros ocho bancos centrales han notificado al Fondo que están por iniciar también pruebas para el manejo de activos virtuales emitidos por ellos mismos. Se trata de los de Bahamas, China, la Unión Monetaria del Caribe Oriental, Suecia y Ucrania.

Y otros más, como los de Barbados y Filipinas, están apoyando al sector privado para operar monedas fiduciarias digitales (DFC por su sigla en inglés) en espacios regulatorios restringidos.

Todas estas acciones emprendidas por bancos centrales, destacaron los autores del informe dirigido por Tobías Adrian, Consejero Financiero del FMI, tienen por objetivo participar al ofrecer una alternativa al manejo del efectivo, conforme disminuye su frecuencia de uso.

En el documento, donde también participó Ceyla Pazarbasioglu, investigador del Banco Mundial, destacan que hasta ahora se ha estudiado y seguido el desarrollo de la oferta que representan los activos virtuales dirigidos a individuos, como las plataformas de préstamo e inclusión financiera, crédito movil o en línea, y crowfunding (financiamiento colectivo), con lo que sí se ha abordado el problema de los segmentos excluidos ante la falta de historiales de crédito.

El interés de los bancos centrales para participar y ofrecer una moneda digital, es explicada por los investigadores del FMI y del BM, pues de esta forma las operaciones podrán ser rastreadas cuando sea necesario.

Pero, tras su creciente atractivo en otros segmentos, se hace indispensable la participación de la banca central así como de autoridades financieras y supervisores internacionales para medir su impacto.

(Con información del Economista)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe un comentario
Por favor ingresa tu nombre