“BENDITO…EL HUACHICOL”

71

infosep.com.mx FRANCISCO GRANADOS GONZÁLEZ

Fue la expresión de un usuario frecuente del Huachicol, Enrique “N” quien diario viaja 300 kms. para ir de su casa al trabajo y luego regresar con su familia, precisó, “Desde hace un año el costo de la gasolina no deja de subir y tengo que adquirir 90 litros por semana, hoy el litro de Premium es de $20.21 pesos, en cambio el litro de huachicol por muy caro llega a $12 pesitos, me ahorro ocho“.

Aparentemente es muy fácil surtirse de hidrocarburos en las gasolineras artesanales pero… “Sólo te venden por recomendación, un amigo del trabajo fue quien me llevó y recomendó, a partir de entonces lo que hago es llamar por teléfono, llego a una casa común y corriente, ubicada en el centro de un municipio importante del estado de Puebla, verifican que sea yo y me dan acceso; cargo en dos minutos, pago y me voy. Otra forma de surtirme es llamar por teléfono y me lo traen a domicilio.

El encargado de ese depósito improvisado donde por lo menos hay más de 30 enormes “bidones o muelas” llenos de combustible, siempre me dice que es seguro cargar ahí porque todo está arreglado con los militares y las policías. Hasta la fecha no he tenido ningún problema”, comenta Enrique.

Se tiene conocimiento que el robo de hidrocarburos se inició en México a partir de 1992 y fue en el presente siglo, cuando tomó mayor relevancia. Le llaman “Huachicoleros” a las personas que se dedican a la sustracción y venta ilícita de hidrocarburos.

Esta forma ilegal de obtener gasolina u otros derivados, en un principio se comercializó en pequeña escala, resultando ser un negocio muy rentable. Lo que atrajo la atención de la delincuencia organizada, que empezó a operarlo a partir del 2007, y lo expandió a entidades que tradicionalmente no se consideraban como “petroleras”, por consecuencia se elevó este fenómeno a gran escala. Hoy es un próspero negocio ilegal, con una enorme base social, cuyos operadores, en por lo menos 25 estados de la República, no son necesariamente integrantes de la delincuencia organizada o trabajadores y ex trabajadores de Pemex.

En nuestro país se estima existe un promedio de 40 a 60 mil kilómetros de ductos, por tanto es muy difícil vigilarlos. El Poliducto de Tula-Salamanca tiene un trayecto de 240 kilómetros, por donde se transportan 38 mil barriles diarios de producto. La refinería de Tula procesa el 24% de crudo en México de acuerdo al investigador y escritor Benito Jiménez. El Poliducto Minatitlán – México es el más perforado en el país.

PORQUE ORDEÑAN LOS DUCTOS DE HIDROCARBUROS

Destacan como causas de estos ilícitos las fluctuaciones mundiales en el precio del petróleo, el incremento permanente del precio de las gasolinas y el gas en nuestro país, particularmente a partir de la liberación de su precio. En México se produce un promedio de un mil 994 millones de barriles de petróleo al día (según PEMEX, agosto 2017), se consumen 125 millones de litros de gasolina diariamente (82% de gasolina Magna y 18% de Premium). Los mexicanos invertimos en la compra de gasolina por lo menos el 3.8% de nuestros ingresos a diferencia del 1.7% que realizan los habitantes de Hong Kong, país donde se vende la gasolina más cara en el mundo y cuyo salario promedio mensual neto es de $2, 466 dólares.

MÍNIMA INVERSIÓN ENORMES GANANCIAS

La inversión que hacen los “Huachicoleros” en la adquisición de un equipo (Tapping-machine) tiene un costo promedio de $18,000 pesos, más aparte la camioneta que utilizan para transportarse, que por lo regular es robada. La venta en el mercado negro del litro de gasolina sustraída ilícitamente promedia $6-12 pesos, haciendo este fenómeno altamente rentable. Se estima que un grupo delictivo puede ganar como mínimo hasta $250,000 pesos libres por semana y quizá me quede corto.

MODUS OPERANDI DEL ROBO DE HIDROCARBUROS

Sin duda los ex empleados de Pemex fueron los que enseñaron a la delincuencia los procesos de sustracción y ordeña de hidrocarburos, pues estos conocen muy bien la ubicación exacta de la red nacional de ductos, los horarios precisos de su uso, los periodos de transportación correspondientes de cada producto, permitiendo con ello colocar sus dispositivos para la sustracción u “ordeña” correspondiente. No en vano la PGR detuvo a 147 trabajadores de Pemex acusados de robo de hidrocarburos durante el 2007 y hasta principios del 2017.

La delincuencia actuó adonde no podían ser observados, en los ductos menos visibles. Actualmente prefieren trabajar donde se rebombea el combustible, ya que existe más presión según ellos, o donde es más fácil accesar con sus vehículos.

Una vez que ubican el punto del ducto a succionar empiezan a trabajar los “cavadores” quienes dejan expuesto el ducto para luego empezar a perforarlo por la tarde-noche o de madrugada con una tapping machine, para esto montan una vigilancia en los accesos principales, luego se le coloca una válvula de bola o esfera marca Worcester y una manguera de “2” o “1” (pulgadas), a este procedimiento se le conoce como TAPPING, actualmente han modificado y soldán estas válvulas utilizando máquinas de soldar de gasolina; se tardan por lo menos 30 minutos.

Ya instalada la válvula se le aplica una manguera para ir depositando el hidrocarburo en bidones “muelas”, vehículos hechizos, carros tanques, o bien hacen derivaciones directas de la red de ductos, hacia casas o bodegas cercanas. Luego entonces se distribuye el producto en el mercado ilícito. Incluso llegan a depositarlos en buques o tanques para distribuirlo a otros países, cuentan con toda un estructura. Se estima que llegan a sustraer en un minuto hasta mil litros de combustible.

La estructura de estos grupos delictivos se integra por lo menos del cavador, el técnico quien instala la toma clandestina en el ducto, el muro que da seguridad; el halcón que informa de lo que pasa cerca de la toma; el chofer quien conduce y el jefe quien opera por lo regular a distancia. Sin embargo, esto se ha hecho tan común que la base social ha aumentado y muchos pobladores de comunidades cercanas a las tomas clandestinas se han coludido con los delincuentes, quienes les regalan gasolina o les dan dadivas por lo tanto los protegen y les informan de todos los movimientos de las autoridades en sus comunidades.

VENDEN HUACHICOL LAS GASOLINERAS

El hidrocarburo que más se sustrae ilegalmente es la gasolina, principalmente Magna, Premium, le sigue el diesel, el gas y petróleo. Se infiere que su mercado potencial para su adquisición lo constituyen las 11 mil 774 estaciones de servicio o gasolineras que existen en todo el país, lo cual en un principio en Tamaulipas fue así, donde la delincuencia organizada obligaba a los empleados de las gasolineras a vender. Pero actualmente no es así, las ventas básicamente son en expendios improvisados, las empresas, los comerciantes, los choferes del servicio público o cualquier ciudadano que requieren de estos materiales; se comercia también en otros países como son Estados Unidos, Honduras, Guatemala, Panamá, Costa Rica y Colombia.

Es muy difícil aunque no imposible que las gasolineras adquieran Magna, Premium o Diesel ilegal pues muchas veces están contaminados y provocaría a mediano

plazo que se dañen o desvielen los vehículos. La mayoría de delincuentes no conoce los horarios de transportación de las gasolinas, por lo tanto muchas veces al sustraer estos hidrocarburos obtienen lo que se conoce como “huachicol” (gasolina híbrida).

CIFRAS Y QUEBRANTO

Para el año 2000 se detectaron 155 tomas clandestinas; en 2007 fueron 324; se llegaron a un mil 361 en el 2011, ascendieron en 2013 a 2 mil 365, fueron 3 mil 635 en 2014, durante 2015 se ubicaron 5 mil 252, en 2016 se llegó a 6 mil 873. En el año 2017 se registraron 10 mil 363 tomas clandestinas y hasta junio del 2018 fueron 8 mil 742. Se estima que la delincuencia diariamente perfora por lo menos 150 ductos.

En 2017 el entonces secretario de la SHCP José Antonio Meade refirió que este delito costo al país de 15 a 20 mil millones de pesos al año. Lo cual no es así, ya que todos los hidrocarburos que circula Pemex por sus sistema de ductos o vía carro-tanques están asegurados, Pemex no pierde absolutamente nada en la sustracción ilegal de los hidrocarburos; más bien esos 20 mil millones de pesos fueron por los pagos realizados de todas las afectaciones ecológicas por la derrama de hidrocarburos a la hora de succionar ilegalmente los ductos en el campo.

LUGARES MÁS AFECTADOS

De las 25 entidades del país más afectadas por este problema en el 2017 destacan, Puebla, Guanajuato, Tamaulipas e Hidalgo, las cuales concentraron el 50% de las tomas clandestinas. Los estados que no presentaron este problema fueron Baja California Sur, Campeche, Colima, Guerrero, Zacatecas, Nayarit y Quintana Roo.
Los municipios con
.
ROBO DEL GAS LP

La venta clandestina de gas se infiere aumento en un 1000%, se estiman las ventas de 10 millones de pesos por semana, la técnica que utilizan es el PICTELEO. Esta forma de hacer negocio es tan redituable que incluso hoy en día
se clonan pipas para vender comercialmente en las colonias y barrios.

DAÑOS COLATERALES

Son devastadores, los derrames a cielo abierto contaminan irreversiblemente a las tierras agrícolas y si se dan bajo tierra llegan a contaminar los mantos acuíferos. Incremento de la inseguridad y violencia en los lugares donde se da este fenómeno, particularmente de los delitos patrimoniales y el homicidio doloso.
mayor número de tomas en 2018 se encuentran:
San Martín
Texmelucan, Puebla; Tlajomulco de Zúñiga, Jalisco; González, Tamaulipas;
Cuautepec de Hinojosa y Tula de Allende en Hidalgo

CONCLUSIONES

Primera: Los hidrocarburos que circulan por el sistema de ductos en nuestro país están asegurados, por lo tanto Pemex no pierde en el robo de Hidrocarburos, sus mermas corresponden al pago por los derrames de hidrocarburos producidos en la “ordeña” de ductos, quienes contaminan gravemente el entorno y peor sí estos llegan a explotar, perdiéndose vidas humanas, como en Tonanitla, Calpulalpan Estado de México; Acatzingo, San Martin Texmelucan, Puebla; Cajéeme, Sonora o el Oriental del Estado de Veracruz.

Segunda: Con la incursión de los grupos de la delincuencia organizada en el robo de hidrocarburos, este delito se incrementó e inevitablemente aumento el robo de vehículos, negocios, extorsiones, secuestros y homicidios dolosos; porque estos ilícitos corresponden a una diversificación en sus formas de operar.

Tercero: Este delito se ha hecho tan popular y lucrativo que gran parte de la población en comunidades donde es frecuente este fenómeno, protegen a los Huachicoleros ante las autoridades.

Cuarta: Mientras más se incremente el precio de los hidrocarburos en México, la sustracción ilegal de los hidrocarburos aumentará.

Quinta: Los daños colaterales son irreversibles, sobre todo en los derrames a cielo abierto y bajo tierra los cuales contaminan las tierras agrícolas y los mantos acuíferos.

Sexta: El robo de hidrocarburos o comúnmente llamado Huachicol no es una bendición, por el contrario, se ha convertido en un reto más para todos, principalmente para las autoridades responsables de prevenirlo y combatirlo.

Mi correo electrónico: infosepriv@gmail.com
Fuente: PEMEX, ENCUESTA DE CAMPO INFOSEP, MEDIOS IMPRESOS REFORMA Y FINANCIERO.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe un comentario
Por favor ingresa tu nombre