*CRÓNICAS* Los papalotes regresaron al cielo…

178

#LaVerdadLePeseAQuienLePese

Por: Ángel Santillán Mora

No recuerdo cuándo fue la última vez que volé un papalote, todo ha cambiado; han pasado al menos 13 años de esa imagen– hoy yo tengo 25 años, me siento más cansado y más viejo, aunque para ser sincero tengo un melancólico recuerdo de la vida que se fue, que solo existe en los recuerdos.



Los adoquines de la Calle Emiliano Zapata siguen siendo los mismos, la fuga que está afuera de mi domicilio sigue sacando agua, las casas de al lado lucen más grandes, aunque la gente sigue siendo la misma: esa imagen luce idéntica, a mis vecinos todavía les hablo, algunos ya no están, se fueron de este mundo, dejando un recuerdo en mi vida para siempre. El «Cerro de las Cruces» lo sigo observando a la distancia.

El mundo ha cambiado tanto en ese lapso; mi hermano mayor por ejemplo luce más maduro, en ese momento iniciaba una vida que hoy conserva –una novia para toda la vida– aunque lo siguen queriendo igual, eso no se ha modificado.

Mi hermana conoció gente, se fue, y regresó con un amor «preparatoriano» que le propuso matrimonio en las cercanías de la Torre Eiffel, símbolo de la ciudad del amor y la melancolía.

Mis papás lucen mejor que nunca… en ese tiempo mi papá tenia canas: hoy ya no las tiene. Mi mamá sigue luchando de la misma manera, persisten sus ganas de trabajar para hacer feliz a su familia.

Mi hermano ya no duerme conmigo, me fui de su cuarto y ya no regrese más: hoy luce con barba y más amargado de lo habitual, el amor como a mí le ha enseñado muchas cosas.

La pandemia que los trajo de vuelta se detectó por primera vez en la ciudad china de Wuhan (provincia de Hubei), en diciembre de 2019. Las cometas nacieron en la antigua China, se sabe que alrededor del año 1200 a. C. Casualmente son del mismo origen del COVID-19: una pandemia que ha dejado miles de muertes en todo el mundo y que modifico una realidad donde los aparatos tecnológicos habían modificado las «praxis» colectivas de los humanos.

Regresemos al pasado…también en ese lapso  llegó a mi vida Paula, el fruto de un amor que se fue volando a un cielo en el que yo ya no estoy; lo miro de lejos, pero siempre firme que la «cometa» siempre regresa a su destino.

No he dejado de pensante, en ese momento me llega a mi mente mi poema favorito: «La Despedida», del poeta francés Paul Geraldy.

Así es que vas a entrar a mi pasado.

Y he de verte en la calle desde lejos,

sin cruzar, para hablarte, a la otra acera,

y nos alejaremos distraídos

y pasarás ligera

con trajes para mí desconocidos.

Y estaremos sin vernos largos meses,

y olvidaré el sabor de tus caricias,

y mis amigos te darán noticias

de «aquel amigo tuyo».

La pandemia causada por el virus SARS-CoV-2 los trajo de vuelta, el papalote que deriva de la palabra en náhuatl «papalotl» que significa «Mariposa», que al igual que el animal ha provocado “metamorfosis completa” en la vida de los humanos como la conocíamos– ya no seremos nunca los mismos- es momento de evolucionar.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe un comentario
Por favor ingresa tu nombre