Cuando entró Maduro había 62 partidos; hoy, 17 y 11 son chavistas

27

Ciudad de México, 6 de Febrero 2018

La ilegalización de partidos políticos en Venezuela se ha profundizado en los últimos dos años. “En enero de 2016 en Venezuela existían 62 partidos políticos nacionales. En dos años, entre las decisiones del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) y Consejo Nacional Electoral (CNE), la cifra disminuyó a 17; 11 de ellos siempre han hecho vida en el Gran Polo Patriótico (aliados del chavismo)”, alerta Eugenio Martínez, periodista venezolano, especializado en el análisis de temas electorales.

El pasado sábado el régimen ilegalizó a Primero Justicia, partido de oposición liderado por Henrique Capriles. “Con la cancelación de Primero Justicia sólo podrían postular un candidato distinto a Maduro los partidos Un Nuevo Tiempo, Acción Democrática, Avanzada Progresista, Movimiento al Socialismo (MAS), IP99 y Copei. El resto de fuerzas políticas son cercanas al Gran Polo Patriótico”, asegura el experto.

  • El Dato: El ejecutivo aseguró que las condiciones están dadas para celebrarse el proceso electoral, que ha sido rechazado por la comunidad internacional.

La renovación de partidos que se ordenó en 2016 duró un año y 3 meses. En esta oportunidad en menos de dos meses CNE, TSJ y ANC invalidaron a cuatro partidos: Primero Justicia, Voluntad Popular, Puente y la Mesa de la Unidad Democrática (el más votado de la historia electoral de Venezuela)”, explica Martínez.

Entre las organizaciones políticas que salieron de la escena venezolana entre 2016 y 2018 están los izquierdistas Causa R y Bandera Roja, los de derecha Proyecto Venezuela y Alianza Bravo Pueblo, fundado por el exalcalde Metropolitano de Caracas y actual exiliado político Antonio Ledezma.

“Los grandes partidos políticos de Venezuela fueron ilegalizados y el pueblo, los llevó a hacer instrumentos de lucha, esta también ha sido realidad en Chile, Argentina, Centroamérica y España. Esto pasa cuando quieren ilegalizar por decreto un sentimiento, una fuerza  y unos valores”, manifestó el sábado Julio Borges, coordinador nacional de Primero Justicia.

Jesús “Chúo” Torrealba, exsecretario ejecutivo de la Mesa de la Unidad Democrática, aseguró ayer que el gobierno ilegaliza partidos opositores porque no está interesado en que haya elecciones presidenciales competitivas. “El gobierno lo que busca es a través de elecciones fortalecer su posición frente a las sanciones internacionales”, dijo Torrealba.

A la inhabilitación de formaciones políticas se suma la inexistente separación de poderes. El pasado 3 de febrero el presidente venezolano, Nicolás Maduro, tuiteó: “Llegó la hora de la verdad. La oposición estuvo todo el 2016 y el 2017 con la consigna de “elecciones ya”. ¡Llegó el tiempo! Pido que sin demora este lunes se fije la fecha de las elecciones presidenciales 2018”.

Horas después el mandatario anunció: “He recibido la información que mañana (hoy) el CNE va a fijar la fecha de las elecciones presidenciales y nosotros iremos a las elecciones presidenciales con oposición o sin oposición”. Sin embargo, hasta el cierre de esta edición, el rector electoral no había revelado la fecha de los comicios.

De régimen híbrido a autoritarismo. Según el Índice de Democracia anual de The Economist Intelligence Unit (EIU), con base en Londres, que analiza el estado de la democracia en 165 países, basado en procesos electorales y el pluralismo, las libertades civiles, el funcionamiento del gobierno, la participación política y la cultura política.

En el informe se indica que al estar la nación sudamericana en esa categoría, eso refleja el continuo deslizamiento del país hacia una dictadura, ya que el régimen socialista de Nicolás Maduro ha relegado a la Asamblea Nacional, encarcelado a los opositores y reprimido violentamente las protestas de los disidentes.

Pide solución al “sufrimiento venezolano”

El secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, conversó ayer con el mandatario de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, sobre “cómo hacer” para que los venezolanos puedan hacer oír su voz y se alivie su sufrimiento.

El funcionario estadounidense llegó a Perú, donde resaltó las decisiones que ha adoptado el gobierno de Kuczynski para intentar un acercamiento con el presidente Nicolás Maduro.

Expresó, en una rueda de prensa, que las conversaciones sobre Venezuela fueron un “buen diálogo”.

Sobre la posibilidad de negar la entrada de Maduro a Lima, durante la Cumbre de las Américas, dijo que respetarán la decisión del país anfitrión. La petición de vetar al jefe de Estado venezolano fue realizada por Luis Galarreta, presidente del Parlamento peruano, y líderes opositores venezolanos.

Trascendió que el gobierno de Perú envió invitaciones a la Cumbre de las Américas a todos los países de la región, pero no han tomado decisiones debido a la “falta de una respuesta formal”.