Dan priistas taller para ser políticos

346

#LaVerdadlePeseaQuienlePese

 

«Escuela de políticos» se llamaba el taller y los maestros eran priistas. Y el auditorio del Senado estaba sorprendentemente lleno.

La primera de seis sesiones programadas para los sábados duró seis horas. Lo que podría demostrar que todavía hay quien quiere llegar a puestos públicos, no con estudios en moda sino con licenciaturas más serias, como Evaristo García, quien es administrador y tiene 24 años. Lo mismo que Aranza Herrera, una abogada de 22.

Como ellos, había otros 198 participantes, distribuidos en grupos de cinco o siete, jovencísimos, atentos, diciendo que han sido consejeros universitarios, han editado tal revista o han vigilado las casillas.

La mayoría era de la UNAM. Unos ya con partido y otros decían que por fortuna todavía no, pero que querían aprender y le fueron a pedir apoyo al senador del PRI Jorge Carlos Ramírez Marín para organizar el encuentro.

«Ya no hay dónde aprender a ser políticos, ahora todo es (Andrés Manuel López) Obrador», se quejó uno de ellos.

Lo que escucharon fueron los reproches y pataleos del ex asambleísta Israel Betanzos, denunciado en 2011 por mandar golpear a otra priista, y algo como una confesión de Mariana Moguel, hija de Rosario Robles.

Estaba inspirado Betanzos: «llegar a la cima no es ganarle a los demás, es ganarse uno mismo».

El operador político de Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre, «El Rey de la Basura», resaltó el valor de los consensos: «nos unimos con el PAN y el PVEM, nos daban una serie de apoyos que si ‘la mafia del poder’, pero al final del día en la negociación el PRI tuvo comisiones que históricamente no había tenido».

Luego dijo que van 120 días de cambio en la Ciudad y no se ha visto nada, salvo robos, asaltos, secuestros.

«Si fuéramos nosotros, ya nos estarían linchando», dijo. Pero que hay esperanza.

«El PRI es como el América: el más querido o el más odiado, pero hizo las grandes instituciones», lanzó.

Los jóvenes participantes en la «Escuela de políticos» que nacieron cuando ya habían quedado puros restos callaron.

Tocó el turno a la hija única de Rosario Robles.

Moguel dijo que es muy bonito el poder, pero se sufre. Que entre 2015 y 2017, como presidenta del PRI en la Ciudad de México, sufría depresiones y no podía salir con sus cuates ante el riesgo de que le fueran a grabar algo.

«Un video (en el) que no necesariamente estás haciendo algo malo en ese momento», explicó.

Y luego vinieron más quejas y una confesión: «Soy la hija de Rosario Robles. Entonces todo lo que he tenido en mi vida pues es gracias a eso. No crean que es por mi mérito, por mi capacidad», dijo. Quería ser irónica, pero los jóvenes que la escucharon se lo creyeron.

Recordó cuando se decidió por sumarse a la política, fue en un viaje con su mamá, a los 17 años. Rosario, preocupada, le suplicó que no, le dijo que se sufre mucho y hay mala paga. Pero ni así y ella se inició en el PAN.

No se supo qué más iba a decir cuando llegó Ramírez Marín y se suspendió el taller para irse a tomar la foto del recuerdo.

El vicepresidente del Senado dio una conferencia sobre el liderazgo y sin chismes de por medio interesó a los jóvenes.

¿Y qué tal ve a López Obrador como el nuevo líder?, se le preguntó cuando ya se iba, a toda prisa, a otra reunión en Yucatán.

«Sin duda es un liderazgo fuerte, por no decir que avasallador, pero donde hablas todos los días corres este riesgo de desdibujar la realidad todos los días», cerró.

La ex presidenta del PRI en Ciudad de México Mariana Moguel habló sobre sus inicios en la política ante casi 200 participantes de la «Escuela de políticos».

(Con información de Reforma)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe un comentario
Por favor ingresa tu nombre