David Patiño formador de felinos

14

Ciudad de México, 12 de Enero 2018

En Primera División sólo hay dos técnicos que han cumplido el proceso de pasar de fuerzas básicas al mando del primer equipo. Uno es Robert Dante Siboldi, de Santos, y el otro es David Patiño, de los Pumas. Ninguno como el de los universitarios. El actual timonel de los auriazules conoce la estructura de la institución y puede presumir que estuvo en el proceso de formación de casi la mitad del equipo.

Patiño esperó su oportunidad en el primer equipo casi cinco años. En el 2013 tomó el mando del ya extinto Pumas Morelos, que estaba en la división de ascenso, y desde ahí empezó a escalar en el organigrama. En ese mismo año fue nombrado técnico de la categoría Sub 20, después auxiliar técnico del primer equipo y ahora es entrenador de la Primera División.

“Soy de la casa y conozco a todos los jugadores. Soy de cantera y creo en el proyecto. El hecho de que me hayan puesto demuestra congruencia con una idea”, dijo Patiño hace tres meses. A la postre, sería nombrado el entrenador definitivo de los Pumas para el Clausura 2018.

Conoce la raíz. En Pumas hay 17 jugadores de fuerzas básicas en el primer equipo. Trece de elos7 coincidieron con Patiño en algún equipo de la división Sub 20.

En su primera experiencia en dicha categoría de los Pumas, en 2013, coincidió con siete futbolistas que ahora dirige en el máximo circuito: Bernabé Magaña, Josecarios  Van Rankin, Luis Quintana, Alan Mendoza, José García, Pablo Jáquez, y Kevin Escamilla. Dos iniciaron como titulares contra Pachuca.

En 2014, conoció al portero Alfredo Saldívar, a Alan Acosta y el atacante Jesús Gallardo, también titulares en el actual campeonato.

Al siguiente año, Ricardo Jurado coincidió con Patiño. En 2016 aparecieron los últimos en que el actual técnico dirigió en inferiores: Alejandro Zamudio y el portero José Castillo, registrados en Primera División para el Clausura 2018.

“El mérito del buen inicio, de recuperar la garra, es de David Patiño; es su idea, es su propuesta y estamos a muerte con él”, dijo Jesús Gallardo, uno de sus pupilos.