De rastro olvidado a nuevo balneario

555

#LaVerdadlePeseaQuienlePese

 

El Bordo de Xochiaca pasó de las carnes frías a los cuerpos mojados.

La zona en el Municipio de Nezahualcóyotl, Estado de México, busca dejar atrás el estigma como basurero y foco de delincuencia que le daba el antiguo depósito de desechos y la matanza de animales.

Unos 23 mil metros cuadrados pasaron de ser un rastro abandonado a un balneario con áreas verdes, juegos inflables, toboganes, canchas de voleibol de playa, regaderas, palapas y asadores.

Familias, grupos de amigos o visitantes solitarios ya no apuran el paso por la zona ubicada en Rancho Grande, entre las avenidas Sor Juana y Vicente Villada; ahora ingresan al Parque Recreativo Xochiaca para mitigar las altas temperaturas.

La carne que hace años compraban en el rastro regresa para ser cocinada al carbón en espacios exclusivos para ello, para aminorar los gastos de los visitantes.

«Vine a conocer el lugar, está muy bonito, es algo excepcional, después de que Neza en otro tiempo era el tiradero, ahora está cambiando para bien», comenta sonriente Delfino, quien sale de nadar.

El padre de familia cuenta que para su primera vez en el balneario decidió ir solo.

Caminó apenas 10 minutos desde su vivienda, nadó y descansó por más de dos horas hasta que salió con toalla en la cabeza y bermudas que escurrían a cada paso.

Ya con la experiencia, prometió llevar a su familia un día entre miércoles y domingo, cuando abre el centro acuático, de 10:00 a 18:00 horas.

Olga fue otra visitante que, en cambio, acudió con 20 integrantes de su familia.

Admiró en la entrada los ganchos para colgar carne que recuerdan el pasado del lugar y luego caminó bajo un paseo hecho con palmeras, icónicas de ciudades famosas como Miami, las cuales ayudan a olvidar el mal olor que padeció por años.

«Estaba muy fea, con lodo, con ratas, basura, no veníamos para nada, pero ahora sí nos gustó mucho, vamos a regresar aunque no pueda nadar», asegura después de varias horas entre la sombra de las palmeras, a la orilla de las albercas.

Desde su inauguración en Semana Santa, el balneario ha recibido en promedio a unas 4 mil personas por día, provenientes de municipios cercanos, e incluso de la Ciudad de México y otras entidades.

Joel González, director de Obras del municipio, destacó que el lugar es un avance en construcciones, con impacto social.

«Era un lugar descuidado desde hace más de 12 años, ya contamos con toda nuestra infraestructura básica y estos espacios con algo de lo que ya merecemos en Nezahualcóyotl», indicó.

«La gente tiene derecho de divertirse de esta manera, el nombre hacía referencia a algo desagradable, pero con esto demostramos que ya no, el Parque Recreativo Xochiaca es un oasis ahora».

(Con información de Reforma)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe un comentario
Por favor ingresa tu nombre