Derrite Cirque el hielo con ‘Crystal’

110

#LaVerdadlePeseaQuienlePese

Crystal, pelirroja y adolescente, tiene dos historias de vida: una en la que no halla su lugar en la familia, cuyos padres son tradicionalistas y no la toman en cuenta, y la otra es aquella en que sueña con su propio universo y donde todo es fantasía hecha realidad.

Esta es la historia del espectáculo del Cirque du Soleil, que este viernes inició su temporada en el Palacio de los Deportes y donde la audiencia pasó del asombro y la sorpresa a la emotividad y el encanto. El registro de asistentes fue de 9 mil, de acuerdo con los organizadores.

Creado por Shana Carroll y Sébastien Soldevilla, el show, de poco más de dos horas y con un intermedio, se sumerge en la imaginación de una heroína incomprendida que en su descubrimiento pleno, al caer en un universo paralelo y de hielo, se pasea por la cultura pop, los patines y la música.

El primer montaje de la compañía en una pista helada fue una provocación a la adrenalina y al sentido del surrealismo: acróbatas, bailarines, músicos y artistas deslizándose y desplegando suertes a placer.

Mostró además, como novedad, la incorporación de canciones muy resonadas del pop, tal es el caso de «Chandelier», de Sia, y «Halo», de Beyoncé.

Con el número musicalizado por la australiana, la audiencia contuvo la respiración, pues Crystal, la protagonista del sueño, se montó en un columpio e hizo todo tipo de acrobacias en el aire, con giros complejos que provocaron muchos «aaah» de parte de los asistentes.

Y con el tema de la ex Destiny’s Child, la protagonista y un atleta danzaron en el aire y sobre el piso, sostenidos por cuerdas.

Y sí, con la cultura actual de tomar fotos y videos de todo, buena parte de la concurrencia se quedó con las ganas, pues el staff había solicitado que no lo hicieran, y quien se atrevió fue reprendido por el personal de la empresa.

Crystal, en el hallazgo de su alter ego, llevó a los espectadores a un viaje de saltos y giros y le cortó la respiración al público cuando el acróbata mongol Erdene-Ochir Lkhagva se montó en varios juegos de sillas, casi a la altura del techo, e hizo planchas y paradas de mano de campeonato. El más aplaudido de la noche. Y así, la historia de Crystal se repetirá un día y otro. Siempre con el cierre de «Beautiful Day», a cargo de U2.

(Con información de Reforma)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe un comentario
Por favor ingresa tu nombre