Derrochan en puentes mal hechos

437

#LaVerdadlePeseaQuienlePese

Tras colapsar en el sismo de 2017, dos puentes peatonales sobre Periférico fueron reconstruidos; sin embargo, la inversión de las obras superó los 20 millones de pesos y ni siquiera cumplen con el Reglamento de Construcciones de la CDMX.

En 2018, la Secretaría de Obras reportó que el puente ubicado entre Periférico y Canal Nacional costó 11 millones 271 mil pesos mientras que el de Periférico y Cañaverales se invirtió 9 millones 27 mil pesos.

No obstante, de acuerdo con Fernando Sabas, perito en ingeniería y arquitectura que trabaja para el Poder Judicial Federal, el valor real de cada puente, no tendría que rebasar los 5 millones de pesos.

Especialistas consultados por REFORMA calcularon que el metro cuadrado de los puentes costó, en promedio, 81 mil 904 pesos, costo elevado si se compara con la obra de Torre Mayor, donde el metro cuadrado tuvo un costo aproximado de 74.5 mil pesos.

El sobreprecio también se hace evidente al considerar el tipo de obra y materiales, pues fue utilizado acero estructural, escalones de concreto con colado sencillo, piso escobillado y columnas intermedias con cemento.

«Sobre la mitad (de los 21.2 millones de pesos) hubieran costado, y eso incluyendo pilotajes y todo lo que tuviera que tener, porque no son la gran maravilla el pilotaje, ya incluyendo cimentación y todo, 5 millones cada uno, máximo.

«Cómo vas a comparar dos puentes con un edificio de la calidad de la Torre Mayor», estimó Fernando Sabas López de la Garza, perito en ingeniería y arquitectura que trabaja para el Poder Judicial Federal.

Además, señaló el especialista, el ancho de las escaleras de uno de los puentes reedificados no cumple con la Norma Técnica Complementaria para el Proyecto Arquitectónico del Reglamento de Construcciones de la CDMX.

Dicha normatividad indica que para construir escaleras en espacios abiertos, el ancho mínimo libre debe ser de un metro con 20 centímetros, pero en varios puntos del puente de Periférico y Canal Nacional es de poco menos de un metro.

Las lámparas de los pasos elevados, ubicados en los cruces con Canal Nacional y Avenida Cañaverales, fueron improvisadas con tubos con rebaba y cables colgados a postes de CFE. Además obstruyen el uso de los barandales, lo que contraviene la Norma Técnica al exponer al peatón.

«Los pasamanos deben estar libres de elementos que obstruyan la sujeción para que una persona pueda deslizar su mano a todo lo largo continuamente», indica el apartado 2.3.9 de dicha norma.

Un caso similar se reflejó en 2014, cuando Cuajimalpa reportó la construcción de cuatro puentes por 19 millones de pesos.

(Con información de Reforma)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe un comentario
Por favor ingresa tu nombre