Descalifica el mayor banco de EU el impuesto al acero

90

Ciudad de México, 7 Marzo 2018

Las automotrices General Motors y Ford Motor verían una reducción de sus ganancias de unos mil millones de dólares cada una, con base en la producción de 2017, por un alza en los aranceles al acero, la materia prima esencial para las empresas de este sector, según un análisis de Goldman Sachs, la firma de inversión que dejó Gary Cohn para sumarse al Gobierno de Trump como su principal asesor económico y que este martes renunció.

De acuerdo con versiones periodísticas, el financiero (quien ocupó el segundo cargo más alto en la firma cuyos orígenes se remontan a finales del siglo XIX) estuvo a cargo de la estrategia económica en Donald Trump, incluida la reforma fiscal, pero se oponía a la medida arancelaria que, según el informe de Goldman Sachs, tendría un severo impacto en la industria automotriz estadounidense.

En un análisis, el mayor banco de inversión de EU explicó que si la tarifa de 25% se traduce en un incremento similar en los precios del acero cada empresa sufriría un impacto equivalente a entre 12 y 17% de su utilidad operativa ajustada de 2017.

Goldman Sachs apuntó que imponer tarifas generales a todas las importaciones de acero y aluminio, el mayor impacto económico recae sobre Canadá, México y la Unión Europea, e irónicamente reduce el impacto económico sobre Rusia y China, cuando esta última ha sido criticada por exportar acero subsidiado.

En otro análisis, la firma apunta que el plan del presidente Donald Trumpde imponer aranceles al acero y al aluminio que ingresa al mercado de EU presagia una probable salida de este país del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

El presidente Donald Trump anunció su intención de imponer un arancel de 25% al acero y de 10% al aluminio que ingresa a Estados Unidos, bajo el argumento de que las importaciones amenazan su seguridad nacional. Según el Departamento de Comercio, la producción subsidiada en China y otros países deja en desventaja a las acereras estadunidenses.

No obstante, Goldman Sachs advierte que los aranceles pueden perjudicar a Estados Unidos al elevar costos a sus productores de sectores industriales, además de que dañaría a sus aliados más que a sus rivales económicos.
De acuerdo con el Departamento de Comercio, Canadá y Brasil, aliados comerciales de EU, fueron los principales exportadores de acero a Estados Unidos.

Gary Cohn, primera baja de la guerra que aún no inicia
Gary Cohn, el principal asesor económico del presidente de EU, Donald Trump, renunciará a su cargo en las próximas semanas por sus desacuerdos con el mandatario sobre la imposición de aranceles a las importaciones de acero y aluminio, y que amenazaba con desatar una guerra comercial de alcance mundial.

Cohn destacó que “ha sido un honor” para él servir a Estados Unidos, y “promulgar políticas económicas a favor del crecimiento en beneficio del pueblo estadounidense, en particular la aprobación de una reforma fiscal histórica”. “Agradezco al presidente por darme esta oportunidad y le deseo a él y a la Administración grandes éxitos en el futuro”, mencionó en otra breve nota difundida por la Casa Blanca.

A Cohn, de 57 años, se le considerado como un defensor del libre comercio. Fue presidente de Goldman Sachsantes de hacerse cargo de la política económica de la Casa Blanca.

En esa misma institución bancaria se desempeñó por 17 años Steven Mnuchin antes de ser nombrado por Trump como secretario del Tesoro. Steve Bannon, otro ex directivo en Goldman Sachs, se hizo cargo de la estrategia política del mandatario hasta agosto pasado, cuando renunció a la Casa Blanca.

El polémico arancel no sólo generó rechazo en todas las regiones del mundo, con amenazas de responder a la medida. El líder de los republicanos en la Cámara de Representantes, Paul Ryan, se declaró abiertamente en contra del impuesto al señalar que podría traer consecuencias no deseadas para la economía de ese país.