Despluma a escritores carencia de seguro social

255

#LaVerdadlePeseaQuienlePese

 

Desde hace 20 años, Marcial Fernández, fundador y editor de Ficticia Editorial, padece una enfermedad neurológica que lo obliga a medicarse diariamente, lo cual hace que su cuenta médica mensual ascienda a entre seis y ocho mil pesos. Sin embargo, al no contar con seguridad social debe cubrir con parte de la beca del Sistema Nacional de Creadores del Fonca, que recibe para su nuevo proyecto literario.

“Soy becario del Sistema Nacional de Creadores y con parte de eso pago la cuenta médica; pero cuando no, tengo que hacer entre periodismo, dar conferencias… lo que vaya saliendo. He vivido toda mi vida de la literatura, y quienes lo hacemos, la mayoría trabajamos de freelance; es muy difícil que tengamos cualquier tipo de seguridad social”, relató a La Razón.

Como él, gran parte del gremio literario en México no cuenta y no sabe lo que es vivir con seguridad social, ya que son contratados como freelancers.

Un caso reciente es el del fallecido Armando Ramírez, quien fue hospitalizado de urgencia, en febrero y cuya operación costaba 250 mil pesos, más el internamiento.

Días antes de que fuera hospitalizado, el diputado local por el PRD, Jorge Gaviño hizo un llamado para que la Secretaría de Salud atendiera su caso. Al preguntarle al congresista si se logró algún apoyo para Ramírez, afirmó que se pudo reducir un poco la cuota del hospital.

“Sí le bajaron un poco, no sé bien cuánto, pero tuvo que firmar algunos documentos y prácticamente la familia está endeudada. Tenemos que buscar la forma de condonar estos pagos que le están dejando una carga a sus hijos, quienes tampoco tienen recursos para cubrirlos”, lamentó.

Hay ocasiones en que el gremio de escritores se une para recaudar fondos cuando algún colega lo requiere, pero no todos corren con la misma suerte.

“No sé lo que significa tener seguridad social, ni estar cotizando para una casa o tener prestaciones. Si la desgracia llegara a mi puerta, no tendría la forma de pagar un hospital ni nada similar. Cuando un escritor llega a estar en momento de necesidad se hacen eventos y se busca la forma de cooperar, si es alguien reconocido como Armando Ramírez; pero desgraciadamente los que no son conocidos perecen en silencio”, lamentó el poeta Jorge Contreras.

“Mi pasión hacia las letras ha sido mucha, por ella he sacrificado tener un empleo fijo, y eso hace que todo el tiempo estés al filo de la navaja. Me han pasado cosas en las que he tenido que vender todo lo que tengo, vivo al límite todos los días”

Jorge Contreras

Poeta

Escritores como Marcial Fernández tendrán que trabajar hasta el día que se mueran, “y no he pensado en qué pasaría si quedo incapacitado, porque cuando se vive al día te tienes que enfocar a corto plazo; no he buscado incorporarme al Seguro Popular porque los medicamentos y doctores que necesito son muy especializados”.

Por su parte, Hugo de Mendoza, poeta y director de la revista literaria El golem, consideró que los impuestos que como freelancers cubren cada mes se deberían destinar a la seguridad social de los escritores; “entre el pago que se le hace al contador y lo que te descuenta Hacienda, cobras 40 por ciento menos; con ese dinero que le damos al Gobierno se nos debería dar un seguro, o crear un fondo para las personas que nos dedicamos al arte”. 

“Los escritores, y los artistas en general, deben tener acceso a las instituciones de salud del Estado, son personas que no tienen la posibilidad de la cotización permanente, pero que sí han dado un servicio muy importante a la sociedad”

Jorge Gaviño

Diputado local

FUTURO INCIERTO. Acerca de la posibilidad de buscar una iniciativa en el Congreso para otorgar algún tipo de seguridad social al gremio artístico, Jorge Gaviño, diputado local, aseveró que debido a la austeridad en el Sector Salud, ve poco probable que ocurra: “el Estado, en lugar de aportar y fortalecer a los institutos de salud, los está debilitando; para poder hacer algo se deben asignar más recursos”. 

Entre las opciones que considera se podrían realizar es que se les dé a los artistas la posibilidad de aportar a fondos específicos y especiales para que tengan acceso a la salud y que sus empleadores puedan hacer aportaciones o que los den de alta en la seguridad social, “por ejemplo: si alguna ciudad va a hacer una feria del libro, los organizadores tendrían que otorgar seguro y demás prestaciones a los escritores”.

La última iniciativa del tipo, una propuesta de ley para crear un Fideicomiso Operador del Fondo de Acceso a la Seguridad Social para Artistas y Promotores Culturales, del diputado federal petista Santiago González, el 28 de diciembre pasado, buscaba incorporar este gremio al régimen obligatorio del seguro social.

  • El Dato: En 2011, María Rojo presentó una propuesta de fideicomiso para administrar fondos de apoyo para que los artistas fuesen incorporados a la seguridad social y tuvieran fondo de retiro.

Para que dicho fideicomiso funcionara se necesitaba que se le destinaran recursos del Presupuesto de Egresos de la Federación; pero la iniciativa no avanzó.

(Con información de la Razón de México)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe un comentario
Por favor ingresa tu nombre