Ejército entrega despensas, cobijas, colchonetas… casa por casa en Juchitán

28

Ciudad de México, 13 de Septiembre

Casa por casa, efectivos del Ejército Mexicano repartieron despensas, cobijas y colchonetas a las familias de las zonas afectadas de la quinta región de Juchitán Oaxaca, a fin de ayudar a las comunidades a tener alimentos, agua y un lugar donde dormir.

La mayoría de personas que habitan en la quinta región se han quedado sin sus hogares tras el sismo de 8.2 grados en la escala de Richter del pasado jueves 7 de septiembre, por lo que han tenido que dormir en las calles principales porque los interiores de sus moradas se encuentran derrumbados.

Ante este panorama, las secretarías de la Defensa Nacional (Sedena) y de Marina-Armada de México (Semar) activaron el Plan MX para instalar albergues temporales, organizar la entrega de víveres, dar atención médica y brindar seguridad en las zonas más afectadas.

Médicos militares atienden desde lesiones causadas por los derrumbes, hasta diversos males, como estomacales y crisis nerviosas. La Sedena ha montado 15 zonas médicas en sus albergues para calificar la salud de las personas que llegan a pedir asilo, teniendo hasta el momento sólo un traslado de una mujer embarazada.

Los militares trabajan las 24 horas luego de que los apoyos llegaron mediante aeronaves de la Fuerza Aérea Mexicana (FAM), despliegue de operativos en la zona para evitar robos y difusión de noticias falsas que podrían alterar a la población.

El general de división diplomado de Estado Mayor, Alfonso Duarte Mujica, afirmó a La Razón que los militares desplegados están conscientes de que “son mexicanos, trabajando para mexicanos, porque en zonas de peligro y desastre como estas, sólo nuestros valores de honor, disciplina, lealtad y patriotismo nos unen para ayudar a nuestro México”.

A la zona de Ixtepec fueron desplegados mil 800 efectivos, de los cuales 450 llegaron la noche del lunes en unidades de la Fuerza Aérea Mexicana especializadas en atención de desastre.

Con ellos labora una célula del agrupamiento canino entrenado en el rescate de personas atrapadas. Los binomios recorren inmuebles en ruinas en busca de sobrevivientes o de cuerpos sin vida.

En tanto, otros grupos patrullan constantemente el municipio con la intención de evitar actos de rapiña y orientar a la población en las medidas que se deben tomar.

El general Mujica explicó que la noche del lunes una camioneta particular con altavoces recorrió las calles difundiendo una falsa alarma de tsunami, lo que desató pánico entre la comunidad, por lo que ordenó a la tropa informar a los habitantes que sólo la información oficial debe ser tomada en cuenta.

La Sedena dio a conocer que estableció puentes aéreos de Ixtepec a Juchitepec, así como en los municipios de San Juan, Santa María y San Antonio Ozolotepec, Oaxaca, y de Tuxtla Gutiérrez y Tapachula a diversas comunidades afectadas en Chiapas.

“No dejo mi casa por miedo a que nos roben”

Ofelia García de 64 años, recibió la primer ayuda cuatro días después de la tragedia: una despensa por parte del Ejército Mexicano. Como ella hay otras familias sobre la calle Ignacio Zaragoza, de la zona de Juchitán, donde el sismo de 8.2 grados dejó miles de casas derrumbadas e inhabitables.

Los pobladores que no van a los albergues temporales duermen cada noche sobre las calles llenas de polvo y escombros con la finalidad de seguir defendiendo el poco patrimonio que aún les queda.

“Vi como mi casa se derrumbó, estoy en la casa de mi hijo. No me he ido a ningún albergue por miedo a que nos roben lo poco que nos queda”, expresó.

Tanto Ofelia, como María y Judith –vecinas de la calle Zaragoza– han recibido la atención de las fuerzas armadas como despensas, cobijas y colchonetas, dado que la ayuda está tardando en llegar por vía terrestre al haber carreteras con grietas profundas.