El oscuro escenario para México cuando la Fed incremente sus tasas

166

Ciudad de México, 15 de Febrero 2018

El importante ciclo monetario restrictivo que está por iniciarse en Estados Unidos tendrá un impacto negativo en México.

Esto debido a que los tres incrementos en las tasas de la Reserva Federal de este año presionarán al alza las del Banco de México. Así, se elevará el costo del financiamiento de las empresas y el gobierno.

Además de que afectará al consumo y la inversión, y todo ello se traducirá en un menor crecimiento del PIB en 2018, advirtió Felix Boni director de Análisis de la calificadora HR Ratings.

Esperamos crecimiento de 2 por ciento en 2018. Debido a la austeridad y tasas de interés aún altas, aunque el desempeño del PIB podría ser mejor si aumenta la demanda en EU para productos mexicanos, derivado de la Reforma Fiscal de Estados Unidos”, añadió.

Agregó que en 2018 hay una serie de circunstancias y condiciones que implicarán una mayor restricción monetaria, lo que se ha visto en los incrementos importantes en los rendimientos de los bonos a 10 años.

No sólo veremos una restricción monetaria en EU. La incertidumbre política y el peligro de restricción en EU también provocará una restricción importante en México. Si se mantienen tasas altas se perjudicará al sector consumo y vivienda, alertó.

FACTOR POLÍTICO

Por el lado de mayor incertidumbre para 2018 tenemos las elecciones de julio, ya que no sólo hay dudas acerca de quién ganará, sino acerca de las políticas que seguirá, enfatizó.

La conformación del Congreso de la Unión y el porcentaje por el que sea electo el próximo presidente de México son las incógnitas que preocupan más, explicó.

Gane quien gane probablemente va a tener una pluralidad relativamente reducida y obviamente eso puedo quitar a los ojos de muchos la legitimidad de un presidente que gané con un margen de 30 o 35 por ciento del voto”, añadió el especialista.

Advirtió que la legitimidad del próximo jefe de Estado podría ser cuestionada si es electo con un porcentaje menor a 35 por ciento, tomando en cuenta que en sexenios anteriores el promedio de votos con los que se ha favorecido a los candidatos es menor a 40 por ciento.

Previó que si ganan el PRI o el PAN mantendrían un manejo prudente de la política fiscal y eso no quiere decir que si gana otro candidato no lo haría.