Emilio Lozoya: 55 días prófugo de la justicia mexicana

279

#LaVerdadlePeseaQuienlePese

Emilio Lozoya Austin,acusado de recibir sobornos de la firma brasileña Odebrecht y de haber participado en la compraventa irregular de un planta de fertilizantes, lleva 55 días prófugo de la justicia.

Este jueves se había acordado una audiencia de su caso ante el juez de distrito para analizar los informes rendidos por las autoridades, la demanda de Lozoya Austin y las pruebas que ofreció su defensa para acreditar que el aseguramiento de su casa es violatorio de Derechos Humanos.

Pero el encuentro no fue confirmado. SinEmbargo consultó al abogado del ex poderoso ex funcionario del Gobierno Enrique Peña Nieto, pero hasta el momento del cierre de esta entrega Javier Coello Trejo no respondió al llamado.

Sobre el ex titular de Petróleos Mexicanos (Pemex) gira una orden de aprehensión por presunta delincuencia organizada, cohecho y operaciones con recursos de procedencia ilícita derivados del caso Odebrecht, y otra por la compra-venta de la planta Agronitrogenados a Altos Hornos de México (AHMSA). Derivado de ambas acusaciones se han cateado una casa en la Ciudad de México y en Ixtapa Zihuatanejo.

“El caso Odebrecht no se limita a Lozoya, quien fue una pieza de esa gran estructura de corrupción. El propietario de la empresa constructora brasileña Marcelo Odebrecht señaló que dieron sobornos [10.5 millones de dólares] y la vía fue Lozoya, el encargado de asuntos internacionales de la campaña presidencial de Peña Nieto”, aseguró en una entrevista con SinEmbargo el analista político José Fernández Santillán.

El abogado de Lozoya, Javier Coello Trejo, ha reiterado que la Fiscalía debe llamar a declarar al ex Presidente Enrique Peña Nieto y al ex Secretario de Hacienda Luis Videgaray Caso para desahogo de pruebas, y ha adelantado que Lozoya declarará en un video su versión sobre las compras de las plantas de Agronitrogenados y Fertinal, así como sobre el saqueo a Pemex que, asegura, cometieron Peña Nieto y Videgaray.

“¿Quién hizo el Pacto por México?, ¿quién giró las instrucciones para que se echaran a andar los fertilizantes?”, preguntó Coello Trejo en una rueda de prensa de junio pasado. “Yo no estoy imputando al ex Presidente. Estoy diciendo que lo citen para que aclare cuáles fueron sus instrucciones”.

Días antes el abogado declaró a la prensa que “el Presidente del Ejecutivo es el que ordena, no se mueve una sola hoja sin que lo ordene el Presidente. Todo lo que se movió en Pemex, contratos y todo, pasó por el Consejo de Administración de Pemex y las filiales, y tenía que acordar con el Presidente”.

El 4 de julio, la Fiscalía General de la República (FGR) obtuvo de un Juez de Control las órdenes de aprehensión solicitadas en el caso de los supuestos sobornos de la constructora brasileña en contra de Emilio Lozoya, su esposa Marielle Eckes, su madre Gilda Austin (detenida en Alemania), su hermana Gilda Lozoya y la empresaria Nelly Aguilera, quienes son buscadas por la Policía Internacional (Interpol) con relación a los delitos probablemente cometidos que involucran a Pemex durante el sexenio.

La investigación sobre el caso Odebrecht la inició desde enero de 2017 la entonces Procuraduría, durante el sexenio de Enrique Peña Nieto. Pero durante dos años no obtuvo judicialización en la gestión de Raúl Cervantes Andrade y Arturo Elías Beltrán “en un caso que por mucho tiempo estuvo congelado en forma tan criticable”, comentó la FGR en un comunicado.

El 28 de mayo la FGR también obtuvo una orden de aprehensión contra Lozoya Austin y Alonso Ancira Elizondo, dueño de AHMSA, detenido en España por el caso de la compra-venta de Pemex de la planta Agro Nitrogenados en 2014 a un supuesto sobreprecio de más de 100 millones de dólares.

“Es un ataque político cobarde y sin fundamentos contra mí y mi familia. En ningún momento como funcionario público ni yo ni mi familia recibimos dinero alguno de empresas o personas, de tal forma niego cualquier acusación de corrupción”, afirmó Lozoya en un cuestionario enviado por el diario alemán Süddeutsche Zeitung y el medio suizo Tamedia, como parte de una investigación periodística realizada en conjunto con Quinto Elemento Lab.

En diciembre de 2016, tres altos funcionarios de la constructora Odebrecht dijeron a la justicia brasileña que sobornaron entre 2012 y 2014 a Lozoya con 10.5 millones de dólares a través de empresas off-shore con cuentas bancarias en paraísos fiscales a cambio de ganar contratos con Pemex.

“A cambio de sentencias reducidas pueden haber inventado lo que les convenía”, dijo Lozoya en la entrevista por escrito.

A partir de las dos ordenes de aprehensión, elementos de la Fiscalía aseguraron su casa en Lomas de Bezares, en la Alcaldía Cuajimalpa de la Ciudad de México.

La casa en Lomas de Bezares se adquirió por 38 millones de pesos en noviembre de 2012, año en que ganó la presidencia Peña Nieto, con presuntos sobornos que Lozoya recibió a través de empresas off-shore creadas por Odebrecht, de acuerdo con una investigación de Quinto Elemento Lab.

“Mi casa en la Ciudad de México se compró en noviembre de 2012, un mes antes de ser funcionario público. ¿Cómo se puede acusar de sobornos a una persona que no es funcionario público? Todo el dinero que se usó para la compra de dicho inmueble es producto de actividad empresarial de años de trabajo antes de ser funcionario público”, dijo Lozoya.

La Fiscalía también aseguró una casa en un lujoso fraccionamiento de Ixtapa Zihuatanejo, Guerrero, valuada en 1.9 millones de dólares. Fue adquirida en 2013 por la esposa de Lozoya a la empresaria Nelly Aguilera, a partir, según las investigaciones, de un soborno que pagó el propietario de AHMSA.

“No hay relación en absoluto entre la adquisición de dicha casa y cualquier otro negocio. Igualmente todos los recursos utilizados de dicha compra fueron producto de dinero que se tenía, tanto mi esposa como yo antes de que fuera funcionario”, respondió Lozoya.

Luego de una serie de amparos, el ex director de Pemex a través de su defensa renunció el mes pasado a la suspensión que lo protegía de ser capturado por la FGR. La Secretaría de la Función Pública (SFP) a su vez lo inhabilitó por 10 años de la función pública por omitir cuentas y saldos bancarios en su declaración patrimonial.

La última ocasión que se vio públicamente a Lozoya Austin fue en octubre de 2017, cuando en una rueda de prensa rechazó todas las acusaciones en su contra. Su abogado sostiene que está en México y de acuerdo con Quinto Elemento Lab, ha estado en Alemania, donde también se le indaga.

(Con información de Sin Embargo)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe un comentario
Por favor ingresa tu nombre