Exfiscal de Maduro lo denuncia en La Haya por 8 mil asesinatos

25

Ciudad de México, 17 de Noviembre 2017

La fiscal general venezolana Luisa Ortega Díaz, destituida ilegalmente por la Asamblea Constituyente que ejecuta la dictadura de Maduro, pidió ayer a la Corte Penal Internacional que investigue al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, y a otros cuatro funcionarios por delitos contra la humanidad.

“Han cometido crímenes de asesinato, torturas, encarcelación, así como un ataque sistemático y generalizado contra la población civil“, manifestó Ortega a su salida de las oficinas de la CPI, en La Haya.

Ortega acudió a la sede del tribunal mundial acompañada por asesores con carpetas abultadas. La exfuncionaria aseguró que entregó al tribunal más de mil evidencias –informes forenses, entrevistas con testigos y testimonios de expertos– que vinculan a las fuerzas de seguridad venezolanas con más de ocho mil asesinatos desde 2015.

Ortega afirmó que el gobierno de Maduro “debe pagar por estos crímenes contra la humanidad, así como también debe pagar por el hambre, la miseria y la penuria que le han infligido al pueblo venezolano”.

Manifestó que llevaba sus denuncias a la instancia internacional porque en Venezuela no es posible que los culpables reciban castigo, ya que el partido socialista gobernante domina el poder judicial.

Venezuela es uno de los más de 120 países que ratificaron el tratado de creación de la CPI. Sin embargo, no es cosa segura que el fiscal principal de la Corte, Fatou Bensouda, haga lugar al pedido de Ortega. Su oficina recibe cientos de denuncias similares por año.

“Nos vimos en la necesidad de acudir a esta instancia internacional por cuanto en Venezuela no hay justicia. No es posible que se logre sancionar a los responsables de estos crímenes de lesa humanidad“, dijo Ortega, que fue fiscal de ese país entre diciembre de 2007 y agosto de 2017.

En el pasado la fiscalía recibió otras denuncias de presuntos crímenes políticos de las autoridades venezolanas contra la oposición política. En 2006 se negó a iniciar una investigación, pero aclaró que se podía revisar la decisión “a la luz de nuevos hechos o pruebas”.

Más de 120 personas murieron y otros cientos fueron encarcelados o heridos durante los meses de movilizaciones contra el gobierno venezolano en los primeros meses del año. Varios gobiernos y las Naciones Unidas criticaron la represión.

Ortega dirige desde el exilio una campaña para desacreditar al gobierno de Maduro, alegando violaciones de los derechos humanos y la corrupción de los altos funcionarios.

La exfiscal general huyó del país en agosto al ser destituida por una nueva asamblea constituyente, leal a Maduro. Por ley, sólo la Asamblea Nacional (Parlamento), una de las pocas instituciones dominadas por la oposición, puede destituir al fiscal general, y muchos gobiernos extranjeros se han negado a reconocer al sucesor de Ortega.

Además de implicar a Maduro, la exfiscal presentó denuncias contra los ministros venezolanos Vladimir Padrino López, responsable de Defensa, y Néstor Reverol, de Interior y Justicia, así como contra el director del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN), Gustavo González López, y el jefe del Gobierno del Distrito Capital, Antonio Benavides Torres.

Las denuncias de Ortega Díaz se producen en medio de una intensa crisis económica, agravada por la declaración de default en la nación sudamericana.

Xi  ignora crisis y elude el refinanciamiento

China no ofreció alivio para la deuda de Venezuela ayer, pero dijo que confía en que el país sudamericano pueda gestionar la situación.

El comunicado del ministerio de Exteriores chino se produjo un día después de que Rusia y Venezuela firmaron un acuerdo en Moscú que da a Caracas 10 años para devolver los 3 mil 150 mdd de su deuda con el país. Venezuela adeuda 23 mmdd a China.

“Creemos que el gobierno y el pueblo de Venezuela son capaces de gestionar el problema de la deuda”, dijo el portavoz del ministerio, Geng Shuang.