Frustra la huelga planes y sueños

399

#LaVerdadlePeseaQuienlePese

 

Cuando apenas tenía un mes la huelga en la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), ya había constancia de la cancelación de cinco exámenes de doctorado y 18 de maestría.

Además, se habló de la interrupción de experimentos, como uno con 100 especies marinas y agua dulce que se llevaría acabo en el Laboratorio de Ecotoxicología.

Desde entonces, las afectaciones eran representativas de algo más grave, pero pocos advirtieron la dimensión que alcanzaría el problema.

Hoy, la UAM vive la huelga más larga de su historia; en 87 días sus alumnos y profesores no sólo han perdido clases y pagos de sus quincenas, sino también sueños y oportunidades.

Por ejemplo, una profesora reportó que por el paro ya no le fue posible firmar su intercambio académico con la Universidad de Tallin, Estonia, y de igual manera una integrante del Centro de Investigaciones Biológicas y Acuícolas de Cuemanco lamentó que un esfuerzo de nueve años se viniera abajo.

«Mis plantas se están muriendo porque ni las autoridades ni el sindicato me permitieron entrar a regarlas, este jardín, el de plantas medicinales se va a morir y es un trabajo que inició en 2009», reprochó.

A esos problemas, se sumó la anulación de convocatorias a posgrado, el incumplimiento de becas Conacyt, la suspensión de simposios, congresos, ciclos de música, e incluso la cancelación de la participación de la UAM en la Feria del Libro de Minería.

Además, los profesores de la casa de estudios han tenido que sortear inconvenientes desde que dejaron de percibir sus salarios.

«Tengo que pagar el crédito hipotecario (Fovissste) domiciliado y en nómina, que seguro ahora traerá recargos elevados; el colegio, la mensualidad y reinscripción al próximo ciclo; y los gastos normales de casa: despensa, servicios, gasolina, etc.», acusó una académica.

Al principio, muchos maestros vivieron de sus ahorros, pero ahora, a casi tres meses de que inició la huelga, eso ya no parece una opción, como en el caso del físico Salvador Cruz, de 70 años, quien aseguró que ya se le está acabando el dinero apartado para emergencias.

El profesor perdió su casa en el sismo del 2017, en Antigua Taxqueña 70, y desde entonces ha tenido que rentar un departamento en 16 mil pesos y una bodega para todos sus muebles. Desde que inició el conflicto, ha costeado estos gastos sin salario.

«Para este mes, pedí un préstamo a un colega de la UNAM (…) estamos preocupados y mi caso es un ejemplo de lo que sucede, pero hay peores», dice.

«El lunes que viene es la sexta quincena que no nos van a pagar», agrega el biólogo Miguel Armella, doctor en biología, de 60 años, que cumplió 35 como profesor.

«Yo acabo de regresar del banco, de reestructurar el crédito que me otorgaron», refirió.

Antes del 1 de febrero, en una asamblea, Armella escuchó al secretario general del Sindicato Independiente de Trabajadores de la UAM (SITUAM) decir que si había huelga iría para largo «porque ellos tenían mucho dinero del fondo».

Así que tomó precauciones y solicitó un préstamo, pero nunca pensó que llegaría a tanto, o que «el sindicato se aferraría a un aumento del 20 por ciento».

Pensábamos que sería a lo mucho dos meses, pero llegando al tercer mes, la verdad es que ya es caótico», afirma.

Otros académicos han organizado bazares y han tenido que captar dinero de nuevas actividades.

«Hemos hecho colectas para apoyar a profesores e incluso hasta hemos organizado un bazar», recuerda Pablo Becerra Chávez, profesor en la UAM Iztapalapa desde hace 34 años, con doctorado en Estudios Sociales.

El docente acusa que los profesores han quedado encerrados. Por una parte, dice, está la intransigencia del sindicato que creyó tener el apoyo de este gobierno y por otra, destaca, se ve la incapacidad de la rectoría para negociar la reanudación de las clases.

La teoría del académico es que los sindicalizados no buscan un aumento exorbitante, sino que esperan poder negociar con las plazas administrativas, como en la huelga de 2008.

(Con información de Reforma)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe un comentario
Por favor ingresa tu nombre