Grado de inversión de México no está en riesgo.

386

#LaVerdadlePeseaQuienlePese

 

El grado de inversión de México como emisor soberano no está en riesgo en este momento. Y la razón es que incluso recibiendo múltiples choques negativos sobre la economía y las finanzas públicas, cuenta con una posición fiscal bastante robusta, dice Jaime Reusche, Analista Soberano de Moody’s.

Explica que la perspectiva de calificación de México, que actualmente es estable, es la que está en riesgo, anteel compromiso del gobierno para mantener a Pemex como el punto estratégico del modelo económico. Un riesgo que se exacerba cuando la petrolera no cuenta con un plan para fortalecer por si misma su posición financiera, acota.

En conferencia de prensa, precisa que si el “apoyo público y forzoso a Pemex” se mantiene consistente durante los próximos 3 o 4 años, la deuda pública se incrementará en cinco puntos del PIB.

De ser el caso, la presión estará sobre las finanzas del gobierno y por tanto en la calificación del soberano, admite.

De acuerdo con él,  una deuda pública próxima al 40% del PIB, que es donde llegaría si se agrega “un apoyo cuantioso a Pemex”, dejaría de ser congruente con un emisor soberano que es “A3”.

“Un incremento de 5% del PIB en la deuda pública, llevaría las obligaciones al equivalente de 40% del PIB;  y ahí es más complicado tener la calificación en «A3», sin implicar un deterioro en las cuentas fiscales”.

Reusche admite que las emisiones del soberano mexicano están cotizando en el mismo nivel que tienen las que realiza el gobierno de Colombia, que tiene una calificación menor a la de México en dos escalones, pero consigna que la agencia esperará el tiempo necesario para ver como sigue resolviendo el gobierno la situación de la petrolera,  y el plan que presenta para estimular a la economía de manera consistente.

Pemex, castigado en el mercado

El analista dijo que no es opción para Pemex fondearse este año en el mercado para cumplir con los compromisos financieros,  pues “no tiene confianza y su deuda está cotizada bajo par, en 92 o 91 puntos, lo que significa que la prima de riesgo que conseguiría es bastante costosa”.

Para regresar al mercado, tendría que presentarse un plan estratégico creíble que consolide sus finanzas, como el que planteaba la reforma energética que le permitía caminar con la iniciativa privada. Y en ese punto, incluso con un el respaldo intrinseco del gobierno, podría conservar su calificación.

(Con información del Economista)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe un comentario
Por favor ingresa tu nombre