Hollywood se pinta de negro en protesta feminista

94

Ciudad de México, 8 de Enero 2018

Los vestidos y trajes de color negro inundaron la alfombra roja de la 75 edición de los Globos de Oro, reflejo del movimiento Me Too, cuyo objetivo es denunciar el acoso sexual a las mujeres en Hollywood. Una campaña que tomó fuerza luego de que más de 80 mujeres denunciaran haber sido víctimas del poderoso productor Harvey Weinstein.

Meryl Streep, Hugh Jackman, Chris Hemsworth, Jessica Biel, Justin Timberlake, Catherine Zeta-Jones,
Dakota Johnson, Emma Watson y los niños de la serie Stranger Things fueron algunos de los artistas que llegaron al evento luciendo de negro para la ocasión.

Entre los primeros invitados que aparecieron y que  también optaron por ese color estuvieron, Caitriona Balfe, Debra Messing, Katherine Langford, Jamie Chung, Alison Brie, Édgar Ramírez, Freddie Highmore, Alexis Bledel y Alfred Molina.

Este movimiento es muy importante; es sólo un pequeño gesto, pero espero que lleve a grandes cambios. Hay que escuchar a las mujeres, creerlas y apoyarlas cuando lo necesiten”, a punto Molina, nominado por Feud.

La campaña Me Too (yo también), pretende visibilizar y dar apoyo a aquellas mujeres que han sido víctimas de abuso y que se encuentran en una situación vulnerable.

La alfombra roja de la antesala de los oscar fue considerada como la primera gran protesta pública contra el acoso en Hollywood a las mujeres.

Esta acción feminista no sólo apela a las actrices, ya que la estilista Ilaria Urbinati, que trabaja con Dwayne The Rock Johnson o Tom Hiddleston, afirmó recientemente que sus clientes también vestirían de negro. Además quienes no vistieron totalmente de negro, tanto hombres como mujeres mostraron su apoyo a la campaña portando un pin con la frase Times’ Up.

La iniciativa ha unido sus esfuerzos a la acción llevada a cabo por más de 300 mujeres poderosas de Hollywood, entre ellas las actrices Meryl Streep y Eva Longoria, que lanzaron recientemente un fondo de defensa legal destinado a ayudar a mujeres menos privilegiadas para que puedan defenderse de posibles agresiones en el ámbito laboral.

Ese fondo de defensa legal llamado Time’s Up (Se acabó el tiempo) ya suma más de 13 millones de dólares en donaciones.