INM y Policía Federal detienen 367 migrantes en Chiapas

380

#LaVerdadlePeseaQuienlePese

 

Agentes migratorios y elementos de la Policía Federal detuvieron este lunes, en Chiapas, a 367 migrantes (niños, mujeres y hombres) que viajaban en la caravana migrante con destino a Estados Unidos. Las dos detenciones se desarrollaron casi a la entrada de la localidad de Pijijiapan después del mediodía.

Kevin Escobar, un hondureño de 27 años gritó a las autoridades migratorias “¿por qué me quieres detener?”. Luego les dijo que no quería volver a San Pedro Sula de donde tuvo que migrar por la presión y violencia de las pandillas.

En el primero operativo, las autoridades aprovecharon el momento en que los grupos se detuvieron a descansar, luego de caminar por alrededor de unas siete horas bajo el ardiente sol.

Los elementos de seguridad se dividieron en dos grupos, uno al final y otro al inicio de la caravana. También había personas vestidas de civiles participando en el operativo, quienes informaban sobre los movimientos de la caravana.

Luego de ser forzados a abordar las camionetas de la policía, los migrantes fueron llevados a unos autobuses que tomaron rumbo a las instalaciones migratorias para realizar los trámites de retorno a sus países.

Para el segundo, los migrantes (quienes ya se habían percatado de la estrategia de los uniformados) caminaron en bloque y optaron por armarse de palos y piedras para defenderse, aunque no llegaron a lanzarlas…

A distancia, delegados de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) observaban los operativos. “Estamos documentando las cosas, nosotros no podemos decirle a la autoridad la función que tenga que hacer, pero sí estamos documentando y lo vamos a investigar”, señaló Jesús Salvador Quintana, director general de la Quinta Visitaduría de la CNDH. Agregó que tampoco intervendrían en la acción de las autoridades.

Pese a que el gobierno de México ha devuelto a sus países de origen a miles de centroamericanos, también se han entregado más de 15 mil visas humanitarias, con las cuales los migrantes pueden permanecer y trabajar en el país.

Sin embargo, el gobierno mexicano se enfrenta a una creciente presión de Estados Unidos para que controle los flujos migratorios. El presidente Donald Trump ha amenazado en varias ocasiones con cerrar la frontera, que está desbordada tanto del lado mexicano como del estadounidense.

Por su parte, la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, anunció a finales de marzo que el ejecutivo quería instalar una especie de cinturón de contención en el sur del país para evitar que los migrantes avanzaran hacia el norte.

Las últimas cifras ofrecidas por el INM decían que son cinco mil 336 los migrantes que están siendo atendidos en albergues o estaciones migratorias de Chiapas. Agregó que más de mil 500 de ellos estaban en espera para ser retornados.

El domingo, la CNDH elevó el número de migrantes en el estado a más de siete mil 500. El organismo instó a las autoridades a hacer un censo adecuado y darles la debida atención, sobre todo a menores de edad.

(Con información de la Razón de México)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe un comentario
Por favor ingresa tu nombre