La CNBV pudo evitar lo que venía con OHL

292

#LaVerdadlePeseaQuienlePese

 

La Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) en el sexenio de Enrique Peña Nieto pudo evitar los fraudes y/o riesgos implicados en las operaciones de OHL México (ahora Aleatica), FicreaHomexUrbiCasas GEO y Axis Capital(Oro Negro), pero no lo hizo, de acuerdo con un informe del Centro de Estudios Económicos (CEE) del Colegio de México (Colmex) y declaraciones del abogado Paulo Díez Gargari.

En promedio, 2.3 años antes de ser investigadas, cesadas o declaradas en quiebra financiera, estas empresas fueron amonestadas y/o sancionadas por la CNBV, que depende la Secretaría de Hacienda, pero las deficiencias operativasomisiones y posible colusión de sus altos mandos evitaron que cumpliera con su principal labor: la protección de los intereses públicos a través de la supervisión y regulación del sistema financiero mexicano.

OHL México (ahora Aleatica) sobornó a funcionarios públicos –es el caso de Emilio Lozoya Austin, ahora en investigación– y se enriqueció con actos ilícitos, según las declaraciones del abogado Paulo Díez, quien mantiene un litigio en contra de la empresa. Ficrea, en tanto, defraudó y puso en vilo el patrimonio de seis mil ahorradores. Homex, a su vez, es investigada por un fraude civil de más de mil millones de dólares. Casas GEO y Urbi Desarrollos Urbanos enfrentan hoy demandas colectivas por fraude y venta de inmuebles de baja calidad con sobreprecio. Y Axis Capital (Oro Negro) estaba en riesgo económico y aún así fue financiada y arriesgó los ahorros de cientos de trabajadores mexicanos.

Con la finalidad de prevenir esto y cumplir con las disposiciones del Artículo 2 de la Ley de la CNBV, que establece el objeto de la Comisión de “supervisar y regular” a las “entidades integrantes del sistema financiero mexicano”, existen mecanismos ligados al Programa Presupuestario G005, para que la CNBV pueda ejercer un esquema de “Supervisión Basada en Riesgos”. Hasta octubre de 2018, el padrón de entidades financieras supervisadas –de “Manera Integral” y en “Prevención de Lavado de Dinero y Financiamiento al Terrorismo”– contó con 4 mil 975 integrantes.

La estrategia se centra en checar que las instituciones y los intermediarios financieros cumplan con la normatividad vigente, que informen su situación económica y la manera en que ejecutan sus procesos internos. De esta forma, la CNBV –junto con Banxico, CNSF, Condusef y Consar– establece indicadores de validación para determinar qué acciones o entidades implican un riesgo de daño al sistema financiero.

Entre 2014 y 2018, OHL México (ahora Aleatica), Ficrea, Homex, Urbi, Casas GEO y Axis Capital (Oro Negro) fueron sujetos de nueve amonestaciones (sin multa) y 35 sanciones por un monto conjunto de 64 millones 149 mil 890.36 pesos. La información disponible de la CNVB indica que, de esa cantidad, sólo el 37 por ciento (23 millones 794 mil 085.76 pesos) fue liquidado.

La Comisión castigó a estas seis empresas ya que incurrieron en alguno de estos supuestos: falta de control, datos y documentos “relevantes” sobre las finanzas de la empresa; entrega de información financiera “fuera de tiempo”, “inadecuada”, “sin apego a los principios de contabilidad de la CNBV”, “insuficiente”, “falsa” o “errónea”; comisión de operaciones “sin aprobación del consejo de administración” de la institución; falta de cumplimiento de los criterios de auditoría interna y/o externa; omisión de asambleas ordinarias con accionistas; y mantener niveles de liquidez financiera por debajo del mínimo legal.

De acuerdo con el CEE del Colmex, aunque los procesos de regulación y supervisión de la CNBV están “altamente” estandarizados y son adecuados y eficientes, tienen deficiencias de automatización, además de que el “principal problema” operativo de la Comisión “se refleja en la relativa escasez de personal que impide realizar una supervisión más completa”, considerando que entre 2012 y 2018 el número de entidades supervisadas fue 2.3 veces mayor (pasó de casi 1 mil 500 a cerca de 5 mil).

Asimismo, en su informe de evaluación al Programa Presupuestario G005 de 2018, el Colegio de México refiere que en el caso de las solicitudes de información de la CNVB a las entidades, “no hay un mecanismo de seguimiento particular”, situación que genera “mayores restricciones” para ejecutar procesos y evaluar riesgos perjudiciales para el sistema financiero.

Según el Artículo 5 Bis de la Ley de la CNBV, las fallas en los procesos de verificación, supervisión y sanciones no sólo son responsabilidad de la Comisión, sino también del Banxico, CNSF, Condusef y Consar, que deben de coordinarse entre sí para prevenir y garantizar el buen funcionamiento del sistema financiero mexicano. Además, el Artículo 8 establece que “a efecto de llevar a cabo visitas de inspección […] así como de cumplir eficazmente las resoluciones de clausura, intervención administrativa o gerencial”, la CNBV “podrá solicitar el auxilio de la fuerza pública”.

(Con información de Sin Embargo)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe un comentario
Por favor ingresa tu nombre