LA COLUMNA

298

#LaVerdadlePeseaQuienlePese

Gobierno del estado deja sin comer a cientos de familias de empleados de partidos políticos

Por: José Cruz Delgado

Aplica la política del «no tengo» y «no hay» 

Las lamentaciones no frenan la violencia señor presidente

Rechaza Silvano Amnistía a delincuentes

Por el bien del país, Durazo Montaño y Sánchez Cordero deben renunciar            

La estrategia de los “abrazos y no balazos ha enlutado a miles de hogares

A esta esta redacción llegaron una serie de inconformidades por parte de empleados de los diversos partidos políticos debido a que el gobierno del estado no ha hecho los depósitos correspondientes y por lo tanto, el Instituto Electoral de Michoacán tampoco ha entregado las prerrogativas correspondientes.

A decir de los inconformes, no es la primera vez que el gobierno de Michoacán incumple su compromiso, como si no supiera que  cientos de familias dependen del salario de los institutos políticos y por lo pronto «nos ha dejado sin comer» y tampoco da una explicación y aplica el clásico «no tengo y no tengo».

No hacemos más que externar las opiniones de algunos empleados de partidos políticos que dependen del salario, no hay otra intención para que no se malinterprete, simplemente que que como medio de comunicación nos llegan muchas veces denuncias y esta me pareció importante porque realmente hay preocupación de parte de quienes laboran en algunos partidos políticos porque para iniciar, dijeron que no tuvieron para comprar uniformes ni útiles escolares a sus hijos e igualmente ya no tienen qué comer ante la falta de pago, no por parte de los institutos políticos, sino porque el gobierno no hace los depósitos y por ello la autoridad tampoco cumple con la parte que le corresponde.

Y bueno, hablando del gobierno de Michoacán, tiene mucha razón el gobernador Silvano Aureoles Conejo al rechazar que se les dé amnistía a delincuentes, porque lo sucedido en  Los Reyes, donde un grupo de gente agredieron de nueva cuenta a los militares tras la detención de un presunto “informante” que finalmente tuvieron que dejarlo libre.

Es muy fácil hablar de abrazos y no balazos cuando no se está en la situación de los mexicanos que diariamente tienen que enfrentar la violencia gracias a su incapacidad para frenarla, esa incapacidad que ha enlutado los hogares de miles de familias, esa incapacidad que ha ensangrentado el país, algo nunca visto en el pasado, ni siquiera con Felipe Calderón.

Usted señor presidente que siempre criticaba los actos violentos de sexenios pasados, hoy los aprueba con su indiferencia y falta de sensibilidad, mientras que miles de familias de todos los extractos sociales claman justicia, paz y seguridad y se hunden en la desesperación ante un gobierno indolente y carente de una estrategia de seguridad.

Silvano dice que usar el término pacificar no es el adecuado porque en Michoacán no hay guerra, pero sí, en el país hay desesperación por tanta violencia e incapacidad de un gobierno federal rebasado por la inseguridad.

Tiene razón el mandatario al exigir que se aplique la ley y dejarse de andar apapachando delincuentes, todo porque hay debilidad del Estado.

Todo eso dijo Silvano en la rueda de prensa de los lunes al comentar sobre la amnistía que anunció el presidente Andrés Manuel López Obrador, que supuestamente se empezará a aplicar en septiembre próximo.

Opinó que AMLO “debería decirles que dejen de hablar mal del Ejército”, al mencionar de nuevo el ejemplo de la retención y desarme de militares por parte de civiles armados en La Huacana, tras lo cual el doctor Mireles descalificó a los elementos de la Armada de México.

Va el doctor Mireles a hablar mal del Ejército… El presidente todos los días los alaba pero otros los califican de delincuentes”.

Aureoles Conejo consideró que aquel personaje o grupo que agreda a un elementos de los cuerpos de seguridad “debe pagar con la ley… porque si perdemos el respeto al Ejército y a la Marina estamos perdidos porque es de lo poco que todavía la gente quiere y respeta”.

Mire usted, López Obrador lamentó el crimen de un coronel del Ejército y tuvo el cinismo de asegurar que su principal desafío es «garantizar la paz y la tranquilidad» por lo que todos los días se está trabajando en ello.

«Lamento mucho la pérdida de la vida del Coronel en Michoacán, como lamento mucho la pérdida de la vida de soldados y marinos que (mueren) en cumplimiento de su deber (….) me produce tristeza cada vez que me informan un hecho así».

Con sus hipócritas lamentaciones no les regresa la vida ni les da consuelo a sus familiares señor presidente, ni tampoco dará paz y seguridad como hipócritamente lo asegura.

También el inepto secretario de seguridad y “Protección Ciudadana”, Alfonso Durazo, dio sus condolencias por el asesinato del militar Víctor Manuel Maldonado Celis. Lo mejor que le pudiera suceder a este país es que renuncie al cargo, al igual que la señora Olga Sánchez Cordero quienes son incapaces de frenar la ola de violencia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe un comentario
Por favor ingresa tu nombre