Maduro frena voto a 600 mil exiliados, fuerza capaz de echarlo del poder

125

Ciudad de México, 12 de Febrero 2018

En 2013 Nicolás Maduro ganó la presidencia de Venezuela por apenas 223 mil 599 votos. Hoy, el presidente de Venezuela niega a casi 600 mil venezolanos que están en el exterior elegir a un candidato en las elecciones presidenciales que se realizarán el próximo 22 de abril. El rector electoral, aliado del chavismo, mantiene cerrado el Registro Electoral Permanente (REP) desde 2012, lo que impide a los venezolanos mayores de 18 años inscribirse o modificar la dirección de su casilla electoral a la sede consular que corresponda.

Desde 1999, fecha en la que el exmandatario Hugo Chávez llegó al poder, cuatro millones 91 mil 717 han huido de Venezuela. Este éxodo se ha intensificado en los últimos dos años. La escasez de alimentos y medicinas, la inflación de más de dos mil 600 por ciento y los altos índices de inseguridad han obligado a los venezolanos —que en décadas anteriores eran receptores de migrantes— a buscar oportunidades en otras tierras.

  • El Dato:La disidencia no consiguió, en las negociaciones que sostuvo durante meses con el oficialismo en República Dominicana, cambios en el CNE, del que desconfían.

“Desde 2011 hemos denunciado públicamente las continuas irregularidades cometidas por el Ministerio de Relaciones Exteriores y el mismo Consejo Nacional Electoral (CNE) en las embajadas y consulados venezolanos, para evitar la inscripción y actualización de los venezolanos en el exterior en el Registro Electoral Permanente (REP).  El último corte es de 101 mil 400 electores y corresponden al 2012, desde entonces el REP está deshabilitado, a pesar que en las leyes venezolanas indican que este derecho es de carácter continuo”, denunció Luisana La Cruz, portavoz de la ONG Venezolanos en el Mundo.

Si se toma en cuenta  el plebiscito realizada por la oposición, el 16 de julio de 2017, en el extranjero hay casi 700 mil electores potenciales que votarían en contra de Maduro. Sin embargo, sólo 101 mil son capaces de sufragar legalmente en los consulados.  Por esta situación que la oposición perdería al menos 590 mil votos.

“Tibisay Lucena (presidenta del CNE) indicó que el corte para estas elecciones presidenciales se haría con el REP del 20 de febrero de 2018, una decisión estratégica del régimen de Nicolás Maduro para evitar una vez más la participación de los venezolanos que residen en el exterior, pues es un voto decisivo. La mayoría de coterráneos se han visto en la obligación de salir del país, producto de la represión y persecución del régimen, así como de la emergencia humanitaria que vive Venezuela”, detalló.

“Los consulados siempre se escudan con escasez de información del CNE para no hacer los trámites o con supuesta falta de personal para realizar las inscripciones en el registro. El CNE no suele ser diligente en poner orden en esa discrecionalidad para los venezolanos en el exterior”, afirmó Eugenio Martínez, periodista venezolano experto en análisis electoral en entrevista para El Nacional.

Carlos Vecchio, coordinador del partido Voluntad Popular de Leopoldo López, criticó el pasado sábado el anuncio del Consejo Nacional Electoral de abrir el REP en el exterior para los próximos procesos electorales.

“Maduro supuestamente abre el REP en el exterior y consulado. En Miami, donde hay más venezolanos, no hay consulado y nadie se puede inscribir”, dijo el diputado.

Además del cierre del registro electoral, el chavismo impone trámites burocráticos a los ciudadanos que residen fuera de su país. “Sólo podrán sufragar en el exterior los electores y las electoras que poseen residencia o cualquier otro régimen que denote legalidad de permanencia fuera de Venezuela”, se lee el artículo 124 de la Ley Orgánica de Procesos Electorales, reformada en 2009 por el oficialismo, cuando controlaba el Legislativo.

Las autoridades consulares no han permitido el voto de los venezolanos sólo con mostrar la cédula de identidad; además, exigen otros documentos como pasaportes vigentes, visas, residencias legales y partidas de nacimiento.

Oposición deposita fe en un outsider

Lorenzo Mendoza, empresario exitoso, dueño del conglomerado económico más importante de los que quedan en el país —Empresas Polar— y un outsider de la política, es la figura del momento en Venezuela. Una maltrecha y desarticulada oposición cifra sus esperanzas de unidad en él, ante las elecciones presidenciales.

Convencidos que enfrentan una contienda electoral desigual, poco democrática y nada transparente, y con dos de sus más destacados líderes inhabilitados para participar en los comicios de 2018 —Henrique Capriles y Leopoldo López—, los opositores piden a Lorenzo Mendoza que, a pesar de sus reticencias, se lance al ruedo de la política.

Su nombre resuena en actividades públicas, en las conversaciones de pasillo, en los bares, en los medios de comunicación y entre analistas, académicos y otros sectores de la sociedad que se movilizan en las calles de Caracas para que acepte la candidatura.

A él le dedican cartas abiertas y en la web circulan canciones que buscan vincularlo a la contienda electoral: “Hay cosas que no se pueden evadir”, endosándole la responsabilidad del futuro de ese país.

La mayoría de los políticos tradicionales y con una larga trayectoria —como Henry Ramos Allup— ya se han comprometido a cederle espacios de poder y a despejarle el camino en las elecciones de 2018, conscientes del atractivo que ejerce, pero también del deterioro de las instituciones y la pérdida de liderazgo de los partidos políticos venezolanos.