Mercado bursátil mexicano carece del toque femenino

345

#LaVerdadlePeseaQuienlePese

 

En los consejos de administración de las empresas públicas en el mundo y en las listadas en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) falta maquillaje.

La ausencia de mujeres en altos cargos directivos o consejos de administración es notable. El timón de las empresas sigue siendo dominado por hombres.

De un universo de 1,426 miembros del consejo de administración de las compañías públicas de la BMV, 1,361 son hombres y 65, mujeres, lo que significa que únicamente 4.56% es ocupado por el sexo femenino. Falta rubor, dice el estudio “El techo de cristal en México”, de María Elena Camarena y Maria Luisa Saavedra.

En una revisión de las 35 empresas más representativas del mercado accionario local (S&P/BMV IPC) se encontró que únicamente IEnova, compañía del sector energético, es dirigida por una mujer, Tania Ortiz Mena.

La historia no es distinta en otros puestos directivos clave de las firmas. Apenas unas cuantas sillas en las direcciones de finanzas de empresas son ocupadas por mujeres. Dentro de la muestra del S&P/BMV IPC, sólo vemos a Manuela “Nelly” Molina en IEnova y a Olga González en Walmart de México.

Otras empresas que cotizan en el mercado de valores local, como Consorcio Ara, ICA, Industrias CH, Fragua Corporativo, Médica Sur, Bio Pappel, están en la breve lista porque han incluido en la dirección general y de finanzas al género femenino.

En el consejo de administración de las empresas se marca el rumbo de éstas, pues es ahí donde se toman las decisiones más importantes, como el ritmo de crecimiento e inversiones, entre otros.

Resalta el hecho de que en 107 empresas de la BMV, la presencia de mujeres en algunos consejos de administración no necesariamente es producto de un ascenso laboral, sino que la empresa forma parte de su patrimonio, indica el estudio referido.

De ese 4.56% del que se habló o de las 65 consejeras que son mujeres, en 31.5% de los consejos de administración que tienen una o más mujeres sus apellidos coinciden con el del presidente. En Interceramic, 50% del consejo de administración son mujeres y en Grupo Gamesa, 27%; Corporativo Fragua, 28%, y Grupo Radio Centro, 28 por ciento. En todos los casos, las mujeres consejeras de las empresas mencionadas tienen relación consanguínea con el presidente, de acuerdo con Ignacio Javier de la Cruz, autor del estudio “Desigualdad numérica entre hombres y mujeres en los consejos de administración en grandes empresas mexicanas”.

La consultoría Egon Zehnder realizó en el 2018 un estudio denominado “Diversidad de los consejos de administración, ¿quién está realmente a bordo?”.

Ahí se muestra que las naciones que encabezan la lista con mujeres en sus consejos de administración son Australia, Austria, Bélgica y Canadá, entre otras. México no aparece.

Especialistas explicaron que el hecho de que veamos a hombres dirigiendo empresas listadas en Bolsa se debe más a una decisión del management y de las mesas directivas que a capacidades de liderazgo.

Bolsa de hombres

La propia BMV, hasta hace poco el único centro bursátil del país, históricamente ha sido liderada por hombres.

Sin embargo, la brecha se rompió con el nombramiento de María Ariza, la primera mujer en dirigir una plaza bursátil en México, la Bolsa Institucional de Valores, que inició operaciones el 23 de julio del 2018.

Especialistas en temas de género destacaron que la escasa presencia de mujeres en las altas direcciones de las empresas de Bolsa no necesariamente tiene que ver con falta de oportunidades o inclusión.

Las empresas en la BMV se guían por gobiernos corporativos, por lo que el nombramiento de un director general de las empresas no depende de sólo una opinión, sino de todo un equipo.

Incluso a nivel mundial, las empresas públicas y bolsas de valores son ocupadas mayoritariamente por hombres. Sin embargo, el anuncio en el mercado de Nueva York está marcando avances hacia el futuro.

La Bolsa de Nueva York (NYSE), la más relevante a nivel mundial, puso al mando a Stacey Cunningham. Es la primera vez en 226 años que la NYSE es guiada —a plenitud— por una mujer.

En la última década, la NYSE fue dirigida conjuntamente por una mujer, Catherine Kinney, pero Cunningham es la primera que no comparte el título del presidente.

El NASDAQ, donde están listadas las tecnológicas más importantes a nivel mundial, es dirigido, desde el 2017, por Adena Friedman.

El Reporte de Mujeres en Consejo de 2016 de Morgan Stanley and Capital Group International comprobó que cuando al menos tres mujeres integran el consejo de administración de una empresa hay crecimientos en la mediana de retorno sobre el capital (ROE, por su sigla en inglés) de 10 puntos porcentuales y un aumento en las ganancias por acción (EPS, por su sigla en inglés) de más de 37%, para el 2016.

Mientras tanto, las empresas que no tienen mujeres en el consejo de administración reflejaron cambios de -1 punto porcentual y -8% respectivamente, de acuerdo con el reporte elaborado con datos de los años 2011 a 2016.

Un camino por recorrer

El estudio “El techo de cristal en México”, de María Elena Camarena y María Luisa Saavedra de la UNAM deja ver que a pesar de “los avances en materia de igualdad de género, aún resulta difícil para las mujeres superar el techo de cristal” o los obstáculos que impiden que una mujer escale a puestos de alto nivel en las empresas.

“Las oportunidades para la mujer en el entorno económico y laboral aún son desiguales con respecto a las del varón, tanto en el rubro de los ingresos recibidos como en la equidad para aspirar a puestos más altos de las compañías y gobiernos”, explicó Martha Rivera Pesquera, profesora del área de Comercialización del Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresa (IPADE).

Sin embargo, la baja inserción y permanencia de la mujer en el mercado laboral responden a la cultura patriarcal mexicana y en cuyas creencias sociales persisten sesgos conservadores que perpetúan la idea de que la mujer no se inserta en un ambiente corporativo sin que su familia sea penalizada, indica un estudio del IPADE.

La académica dijo que cuando una mujer gana más dinero que su esposo puede llegar a tener problemas en casa. En Suecia, 11% de los hombres piensa que lo anterior es cierto; en Chile, 34%, y en México, 43% también lo considera.

Cerrar la brecha, el reto

El estudio revela que de las 500 mejores empresas para trabajar en México, sólo 3% está comandado por mujeres, mientras que de las 50 mujeres más poderosas de México, 14% trabaja como directiva en una empresa.

Estas cifras sobresalen cuando hablamos de un país donde más de 50% de su población es mujer.

Un estudio de McKinsey del 2018, citado por el IPADE, revela que aunque la participación laboral aumentó en las últimas décadas, aún hay un fuerte atraso respecto a países de América Latina.

Únicamente cuatro de 10 mujeres participan en el mercado laboral y 31% de mujeres jóvenes no estudia ni trabaja, porcentaje que contrasta con 9% de hombres.

“El impacto económico de cerrar la brecha de género en México representaría 0.8 billones de dólares, alrededor de 70% más al PIB nacional”, señala McKinsey.

Llevar el timón de las empresas públicas puede parecer lo suficientemente desafiante, pero lo cierto es que en México hay un rezago para crear lugares de trabajo que den la bienvenida a las mujeres no sólo en la alta dirección, sino en otros puestos clave. Las cifras así lo demuestran.

El Índice General de Equidad de Género arrojó que México ocupa el lugar 81, pero cuando se mide la participación económica e igualdad de oportunidades, cae hasta el 124 de entre 144 países, de acuerdo con un ranking del Foro Económico Mundial.

Empresas ganan al incluirlas: expertas

EL papel de las mujeres en los consejos de administración contribuye a  ampliar la mirada y la capacidad de análisis de las empresas, explicó Martha Rivera Pesquera, profesora del área de Comercialización del Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresa.

“Las empresas que no están incorporando a mujeres en sus cuadros de mando y, sobre todo, en los consejos de administración, es porque no han descubierto el valor que aportan las mujeres al participar en éstos. No se han dado cuenta que al contar con mujeres están contando con una visión diferente”, comentó.

Estudios señalan que el toque femenino ayuda a promover valores éticos y morales en las compañías, al tiempo que reduce la corrupción en las mismas.

Redes de apoyo

Contar con redes de apoyo de las propias mujeres es muy importante para crecer en las compañías, comentó Marcela Espinoza, directora de Sustentabilidad de Santander México.

“Tuve una jefa mujer que me ayudó, fue como mi mentora, gracias a eso en tres años llegué a ser directora. Era muy joven, pero venía de trabajos anteriores, en trabajos masculinos, y la realidad es que el carácter que te haces es otro, aprender a afrontar muchas cosas y a no doblarte”, dijo la entrevistada.

La ejecutiva comentó que la confianza de la firma en su trabajo también ha jugado un rol importante en su desarrollo laboral. “Santander, en lo personal, me ha dado muchísimas herramientas para poder crecer, y sobre todo, ha confiado en mí. Y eso es lo principal, si la empresa confía en ti, puedes llegar muy lejos”, aseveró.

(Con información del Economista)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe un comentario
Por favor ingresa tu nombre