Morena no quiere ser un partido electorero: Bertha Luján

243

#LaVerdadlePeseaQuienlePese

 

El Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) ha sido laxo al dejar de incluir a las bases en la toma de decisiones, consideró Bertha Luján Uranga, presidenta del Consejo Nacional del partido, y aseguró que de llegar a la dirigencia trabajará para que Morena no se convierta en el nuevo PRI.

“Creo que hemos sido un poco laxos en uno de los lineamientos del partido, que es el darle todo el peso a la base de Morena, a los protagonistas del cambio verdadero que es la militancia, para que juegue un papel fundamental en las decisiones del partido”, dijo en entrevista Luján, una de las posibles candidatas para sustituir a Yeidckol Polevnsky en la dirigencia nacional del partido en el poder.

Bertha Luján, quien dirige el Consejo Nacional de Morena desde 2015 y es madre de la actual Secretaria del Trabajo, Luisa María Alcalde, afirmó que Morena no es “un partido que busca el poder por el poder mismo, en eso nos diferenciamos del resto de los partidos políticos que tienen en su naturaleza las tareas electorales. Nosotros no queremos ser un partido electorero”.

Mencionó que para que Morena no se convierta en el nuevo PRI, “tenemos que atender de manera disciplinada el trabajo que nos toca hacer y además entrarle duro a la formación política y a la inclusión de los jóvenes en las tareas de dirección en Morena”.

Este año Morena enfrentará sus primeras elecciones para renovar su dirigencia. El ahora presidente del Senado, Martí Batres Guadarrama, fue el primer dirigente nacional del partido (2012 a 2015), seguido por López Obrador (2015 a 2017) y Yeidckol Polevnsky (2017 a 2019), quien ha sido cuestionada dentro del propio instituto político.

La sustitución de la dirigencia debió hacerse en noviembre del 2018, pero se extendió un año luego de una reforma en sus estatutos en medio de la transición de Gobierno federal. En agosto próximo se emitirá la convocatoria para renovar el Comité Ejecutivo Nacional partidista, en octubre se celebrarán las elecciones, y la toma de posesión será el 20 de noviembre, fecha para el Congreso Nacional morenista.

La contadora Bertha Luján (Chihuahua, 1950) es una de las candidatas más fuertes para ocupar la dirigencia de Morena junto con el Diputado federal Mario Delgado Carrillo.

Luján Uranga, además, es cercana al Presidente Andrés Manuel López Obrador, quien se mantiene, hasta ahora, ajeno a la decisión.

“Creo que el Presidente no tiene favoritos ni favoritas, él desde el año pasado pidió licencia al partido para gobernar para todos, todos los que estamos interesados en dirigir Morena somos cercanos a él”, aseguró quien fuera Contralora del Gobierno del Distrito Federal en la administración de López Obrador. “Considero que no habrá dedazo en Morena por parte del Presidente”.

DIVISIONES EN MORENA

Para Bertha Luján la elección interna de Morena no ha causado división en el partido, aunque reconoce que dentro del instituto político hay distintas opiniones y diferencias sobre el presente y futuro.

“Hay distintas percepciones respecto a lo que se debe hacer, pero esto es normal en una organización democrática, no somos un partido de Estado ni somos una organización con pensamiento único, así lo dice muy claro nuestros estatutos, somos una organización plural donde coexisten diferentes liderazgos que tienen en común la lucha por el cambio, la búsqueda de un partido que ofrezca a los ciudadanos la posibilidad de una vida digna”, puntualizó.

Luján aseveró que el éxito de Morena dependerá de la manera en cómo resuelven sus diferencias. “Finalmente la mayor parte de los militantes y dirigencias de Morena están por convicción, entre todos construimos lo que se logró en 2018 y creo que hay la conciencia de que para seguir adelante necesitamos mantenernos unidos”.

Sobre la relación que mantiene con Yeidckol Polevnsky y Mario Delgado, Luján aseguró que con ambos tiene una relación de respeto.

En semanas pasadas Morena vivió un conflicto interno por el tema del Instituto Nacional de Formación Política. Su titular, Rafael Barajas, acusó a la dirigente del partido de traición y por paralizar a la institución debido a su poca voluntad política.

Sobre este tema, la presidenta del Consejo Nacional de Morena explicó que hubo una diferencia de percepción respecto a lo que se debe hacer para echar a andar el instituto.

“Rafael ‘El Fisgón’ y su consejo dieron una opinión al respecto, yo lo que esperaría es que la presidenta del partido tomara en cuenta esta petición, que además se convirtió también en una resolución del Consejo Nacional que planteó que a la brevedad se cumplimentaran las formalidades y quede claro el papel la función del instituto y a la vez se les entreguen los recursos que corresponden según el acuerdo del Congreso Nacional de agosto del año pasado”, indicó.

(Con información de Sin Embargo)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe un comentario
Por favor ingresa tu nombre