Obras en UACM suman 12 años de anomalías

354

#LaVerdadlePeseaQuienlePese

 

La Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM) acumula 12 años de anomalías en los proyectos de infraestructura interna: hay retraso en la entrega, aumento en el precio, obras sin contrato, sobreprecio y mala ejecución. El costo de esa obra mal ejecutada ronda ya en 300 millones de pesos provenientes del erario público federal.

De acuerdo con la documentación recabada por alumnos y profesores compartida a SinEmbargo, la mayoría de las obras de infraestructura presentan irregularidades que se ven reflejadas en obras congeladas, obras que son solo cascarón, hay muros fantasma, obra que nunca se hizo y en contratos a los que se les han hecho convenios modificatorios de entrega hasta en dos ocasiones.

El tema llegó a la nueva administración de la Ciudad de México encabezada por Claudia Sheinbaum Pardo. En febrero pasado anunció que en febrero de este año se habían detectado subejercicios en el presupuesto de la UACM, además de pagos por obra que no se construyó o no se terminó. Luego de eso, el actual Rector de la universidad, Galdino Morán, solicitó la realización de dos auditorías para revisar las obras de infraestructura realizada entre 2014 y 2018.

La denuncia constante es por el mal manejo de 300 millones de pesos de la federación. La comunidad uacemita ha exigido rendición de cuentas y que los casos de omisión y corrupción no queden impunes.

La Auditoría Superior de la Ciudad de México ha intervenido ya en algunos casos y encontró, por lo menos en el periodo de 2007-2009, que todos los contratos de obra tenían irregularidades. De ese entonces a la fecha, lo señalado en esa primera revisión se ha venido repitiendo.

“Hay omisión, corrupción y defraudación. Se lucra con el patrimonio de la universidad y hay responsabilidades claras de quienes no le han dado seguimiento a los casos, que son visibles y están documentados. Son 12 años de corrupción en la obra de infraestructura interna. La mala obra o los contratos con irregularidades son una constante”, comentó en entrevista con SinEmbargo, Roberto López, estudiante de la universidad.

De acuerdo con la documentación presentada, la mala ejecución de obras parte del ejercicio 2007- 2009, donde la universidad celebró 38 contratos de obra y mantenimiento. La Auditoría local tomó una muestra de esos contratos y señaló que había un “100 por ciento de irregularidades e inobservancia a las normas en materia de obras y servicios relacionadas con las mismas en la UACM […] de manera general se llevaron a cabo con discrecionalidad”.

Para el ejercicio de 2014 a 2018, se detectaron otras anomalías. Según lo expuesto por López, en ese periodo ingresaron 300 millones de pesos de recursos federales de 2014 y 2015 para la realización de obras en la universidad. Están además los recursos y otros 34.4 millones de pesos del Ejercicio de 2016. En total, 260 millones están actualmente comprometidos en 29 contratos.

“Los 29 contratos tienen irregularidades: retraso en la entrega, aumento en el precio, obras sin contrato, sobre precio, mala ejecución, empresas privilegiadas, no aplicación de sanciones. Incluso hay un apartado en que se reclama que no haya expedientes, hay documentos extraviados. Se repiten, son los comunes. De estos 260 contratados se han pagado 217 millones. Y las obras no están terminadas o están mal hechas”, añadió López.

LOS CASOS DE OBRA

De lo documentado por profesores y alumnos está el caso del Plantel San Lorenzo Tezonco para un edificio que tendría que albergar un laboratorio, salones de clase y cubículos de profesores, pero quedó con la pura estructura.

Después de eso, la UACM lanzó una licitación en la que ganó una empresa que no tenía póliza de seguro, requisito obligatorio para que una obra se pueda realizar, entonces se canceló y se le dio a otra a la que se le pidió realizar un estudio de la estructura que se hizo en un inicio, para determinar si era o no funcional por el nivel de oxidación que pudiera tener. Dice que sí, y comienzan a operar en febrero de 2016.

Pero luego dijeron que la estructura era de acero y ya estaba oxidada, por lo que se tenía que lijar y colocar primer para que no se deteriorara, pero que eso no estaba contemplado en el contrato y entonces fue un cobro adicional.

El modelo de contratación de obra que maneja la UACM es anunciar lo que necesita, recibe propuestas y de ahí se selecciona el mapa y el diseño de los edificios, entonces hay casos en que las obras no tienen planos ni proyectos.

Otro caso ocurrió en el Plantel Del Valle para unos sanitarios: se firmó el trato por los representantes de las compañías y la universidad. Quedó dicho que se remodelarían los sanitarios para poner accesos a personas con capacidades diferentes, se cambiaría el mobiliario, piso y ventanales.

Pero no se construyeron esos accesos, solo se pintaron las paredes y se cambió el piso. No hicieron ningún otro tipo de modificación; “la empresa dijo que todo eso no estaba en los contratos, pero sí estaba y esa es una constante en los planteles”, sostuvo Roberto López, que agrega que hay edificios que debían tener tubería de fierro colado pero que se les colocó PVC.

En Casa Libertad, la universidad compró loza para el plantel, pero a la par se hizo la contratación para la modificación de la estructura y que ya contemplaba los pisos. La UACM gastó el doble y esos pisos se quedaron en el almacén, pero después ese material se les dio a las empresas y jamás le fue pagada cuando la empresa tuvo que haberlo comprado o en el caso descontar esa aportación.

También están los precios inflados. También en Plantel Del Valle se pretendió pagar la obra civil de un elevador, que es solo el cajón. Costaba 550 mil pesos, “pero el Plantel Del Valle solo tiene planta alta y baja. En el Plantel centro Histórico se hizo una contratación similar y en un primer momento costo 120 mil pesos, luego subió a 230 mil, pero este plantel tiene tres pisos”, explicó López.

Se registró el “Caso Orión”, que fue un cambio de nodos y redes inalámbricas y eléctricas en donde se terminó acreditando que el costo del material se incrementó un 20 por ciento. La Auditoría empezó a señalar que los precios estaban inflados y a la compañía no se le había pagado todo aún, la empresa aceptó que eran un 20 por ciento más y que había sido responsabilidad de su supervisor y de la gente de la UACM. Ellos, dijeron, despidieron a su personal y la universidad no había hecho lo suyo y pagó la obra al precio elevado.

San Lorenzo Tezonco, que es el plantel más grande, tiene un contrato que debió acabar en diciembre de 2016. Tras dos convenios de prórroga tuvo que haber terminado en diciembre de 2017, pero al cierre de 2018 aún no hay obra.

La Auditoría señaló que todas las obras tenían esas prórrogas y no se ha cobrado ninguna sanción económica al respecto.

“Esas son las características de las obras. Son los ejemplos más claros. Todo esto está en manos de la Auditoría y quedó asentado en su informe de 2017 que no se podían hacer contrataciones a precio alzado, pero aún así no ha habido un procedimiento de sanción”, agregó.

De acuerdo con la Norma de Obras de la universidad “los contratos de obra que se celebren bajo la modalidad de precio alzado deberán cumplir con todas las disposiciones establecidas en las presentes normas, siempre y cuando no se opongan en su aplicación e interpretación a su naturaleza de precio alzado […] Los contratos a precio alzado no podrán modificarse bajo ninguna circunstancia por monto o plazo ni estarán sujetos a ajustes de costos”.

(Con información de Sin Embargo)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe un comentario
Por favor ingresa tu nombre