*OPINIÓN* Teoría del Caos: Gobiernos y Covid-19 se ensañan con la comunidad cultural

80

#LAVERDADLEPESEAQUIENLEPESE

Por: Jorge A. Romero Navarro

En esta pandemia uno de los sectores más afectados es el de la cultura. De por sí, cuando vienen los recortes al presupuesto en tiempos de crisis, el gremio de los creadores e intérpretes es uno de los predilectos de la clase política mexicana.
Para los políticos, la cultura es un rubro prescindible y así lo han demostrado gobiernos emanados de todos los partidos, incluyendo al actual, encabezado por el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Recordemos que apenas llegó al gobierno, el Ejecutivo federal planteó un recorte de mil millones de pesos para el entonces Proyecto de egresos de la federación 2019, pese a que buena parte de la comunidad apoyó la llegada de la cuarta transformación al poder.


Apenas el primero de julio, cuando se cumplieron dos años del triunfo de López Obrador, colectivos como Artículo 27, No Vivimos del Aplauso, Pasaporte Cultural y Teatro Mexicano Punto Com, Frente Amplio de Trabajadorxs del Arte y la Cultura en México, entre otros, enviaron una carta al presidente para pedirle que suspenda los recortes al sector cultural, que, según el decreto presidencial del 23 de abril de 2020, ordenó una reducción del 75 por ciento.


Un recorte de esa magnitud, según los firmantes de aquella carta, está asfixiando a las instituciones de la cultura entre las que se encuentran teatros, museos y zonas arqueológicas “al grado de que algunas pronto serán inoperantes”.


Pero el recorte extremo es solo un factor que está llevando a la asfixia a los trabajadores de la cultura, gestores, creadores, intérpretes y un largo etcétera. La pandemia también tiene contra la pared al sector.


La falta de condiciones sanitarias para llevar a cabo cualquier acto en espacios cerrados y abiertos, mantiene en el limbo a quienes se dedican al teatro, a la música, a la danza, a las artes plásticas, incluso a quienes administran modestos museos comunitarios. La pandemia ha orillado a una ola de cancelaciones durante casi toda la primera mitad del año y no se ve la luz al final del túnel.


Y ante la gravedad de la crisis, ni el gobierno federal y tampoco las administraciones locales han hecho gran cosa. O más bien, para ser claros, no han hecho prácticamente nada por evitar la debacle en el sector.


Según Polo Castellanos, muralista y artista visual, doctor en artes y diseño, la propuesta del gobierno federal, de otorgar a trabajadores culturales créditos a la palabra a través de la Secretaría del Bienestar y “un banco de funciones” a través de la Secretaría de Cultura no resuelve el problema y solo arroja a la comunidad a un laberinto de trámites en el que se les equipara y se les da trato de empresarios, cuando sus condiciones son muy distintas.

POLO CASTELLANOS


La grave situación que viven los trabajadores de la cultura los está llevando a situaciones límite, como advierte el propio Polo Castellanos: “Hoy, los artistas siguen muriendo de hambre, se agudizan sus problemas de salud y en la desesperación comienza a haber suicidios. Se están violando derechos humanos en México y urge la construcción inmediata del estatuto de artista y el trabajador de la cultura para obligar a los gobiernos a garantizar los derechos de toda la comunidad artística y cultural de este país”.


Se trata de una crisis sin parangón a la cual no se le ve fin. La tormenta de la pandemia no amaina y se ensaña con los trabajadores de la cultura.

jorgebeat77@gmail.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe un comentario
Por favor ingresa tu nombre