Palabras Más / ¿Qué se guardó Murillo Karam?

290

#LaVerdadlePeseaQuienlePese

La gente se muere dondequiera.

Los problemas humanos son iguales en todas partes.

Juan Rulfo

Arturo Suárez Ramírez

Estimado lector gracias por su compañía en esta columna. El gobierno de Enrique Peña Nieto estuvo marcado por la obscena corrupción que todavía nos permite ver esa gran estela que dejó, ahí están los casos de Emilio Lozoya Austin y Odebrecht, Rosario Robles y “la estafa maestra”, Javier y Cesar Duarte, la “casa blanca” o la de “Malinalco”. El otro componente que echó por tierra al desafortunado “peñismo”, fue el caso de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

Resultado de imagen para rosario robles y emilio lozoya

Su proyecto de Reformas Estructurales se fue por la borda, a pesar del sometimiento de todos los partidos al Pacto por México, y la aprobación de cada mandato del presidente. Sin embargo la noche del 26 de septiembre del 2014, con la desaparición de los 43, terminó de manera abrupta el sexenio de Peña Nieto, se escondió en Los Pinos, nunca más un acto frente a la población, a menos claro que fueran filtrados, acarreados o a modo.

Las investigaciones recayeron en el entonces procurador, Jesús Murillo Karam, quien dio muestra de que la procuración de justicia no era un tema prioritario para el gobierno de Peña Nieto, por el contrario apostaron a la vieja táctica priista del olvido, así lo hicieron en el 68 y en el 71, pero el enojo social y la protesta ciudadana se fueron incrementando. Así hasta que Murillo Karam, nos recetó un cuento que llamó la verdad histórica, y que los grupos de investigadores, por supuesto los padres de los desaparecidos no creyeron, puso en evidencia lo frágil de la PGR, la posible participación del Ejército.

Ese fue uno de los puntos de quiebre en la precampaña de Andrés Manuel López Obrador, el hartazgo social por tantos muertos, tantos desaparecidos y un sinfín de fosas clandestinas con mexicanos anónimos. Miles de desplazados, madres y padres que buscan a sus hijos, por lo menos tener una tumba para ir a dejar flores. En eso incumplió el gobierno de Peña Nieto y su procurador que muy pronto se cansó.

Una de las promesas de campaña de Andrés Manuel López Obrador, es reabrir el caso de los 43 de Ayotzinapa, hacer una investigación sería, responsable con grupos independientes, que den certidumbre a una de las interrogantes que más han lastimado a nuestro país. Si es necesario llamar a cuentas a los funcionarios que fueron omisos en las investigaciones, el primero Jesús Murillo Karam y si es necesario, al mismísimo Enrique Peña Nieto.

En el caso de los 43 hay cosas que no cuadran, y los que ahora son gobierno, clamaban justicia y el esclarecimiento del caso. Pues ahora les corresponde hacer lo que los otros no pudieron, y es urgente, porque han pasado cinco años y los padres de familia siguen con la interrogante. ¿Qué se guardó Murillo Karam?

Resultado de imagen para ayotzinapa 43

En el 2000 Vicente Fox abrió una fiscalía para asuntos del pasado, no dejo ningún resultado serio, lo mismo le puede pasar a la Cuarta Transformación. La pelota está con Alejandro Encinas y Olga Sánchez Cordero.

Dar certidumbre en un caso tan complicado, les valdría el reconocimiento y la confianza de la ciudadanía y  hasta de sus adversarios.

Entre Palabras

Para la reflexión personal. Luego los terremotos de 1985 y 2017… ¿De verdad estamos preparados?

Resultado de imagen para temblores cdmx

Escríbeme tus comentarios al correo electrónico suartu@gmail.com sígueme en la cuenta de Twitter @arturosuarez y en Instagram @arturosuarez_.

Muchas gracias y hasta la próxima. 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe un comentario
Por favor ingresa tu nombre