Palabras Más / Vacío de poder en la Ciudad de México

272

#LaVerdadlePeseaQuienlePese

Ya lo pasado, pasado no me interesa

si antes sufrí y lloré todo quedo en el ayer,

ya olvidé, ya olvidé ya olvidé.

Canción interpretada por José José

Por: Arturo Suárez Ramírez

Estimados amigos lectores gracias por su tiempo. Cada día que pasa se le complica más y más la administración de la Ciudad de México a la Jefa de Gobierno Claudia Sheinbaum. No ha podido cortarse el cordón umbilical que la mantiene unida al presidente de la República Andrés Manuel López Obrador, quien le da el espaldarazo cada que puede.

Si la administración de Miguel Ángel Mancera fue catalogada como la peor desde 1997 que existe la figura de Jefe de Gobierno, la de Claudia Sheinbaum pinta para ser peor todavía, por lo pronto parece la continuación de eso que tanto niega y que le echa la culpa de encontrar un tiradero.

La cosa sigue igual e incluso peor en varios rubros, pero en lo que concierne a una de las prioridades y promesas de campaña que es la seguridad y el orden público, Claudia nos queda a deber a los capitalinos. En su afán  de no ser tachada de represora hacia quienes se manifiestan con violencia, permite que se transgreda el Estado de derecho, incluso va contra el mandato Constitucional de garantizar el orden y brindar seguridad a sus gobernados.

El asunto es no ser autoritario contra quienes se manifiestan de manera justa, libre y en orden, sino contra quienes se infiltran en las marchas y con sus actos delictivos y violentos denostan causas como las de las feministas, los padres de los desaparecidos de Ayotzinapa y próximamente la marcha del 2 de octubre.

Estos grupos de choque encuentran en la laxa actitud del Gobierno de la Ciudad de México, el mejor cómplice para delinquir con su permiso, ya sea por omisión, o más grave por convicción de la autoridad de la misma jefa de gobierno. Pero el no usar a la fuerza pública para prevenir e inhibir el delito es una llamada fuerte de atención, porque se convierte en una bomba de tiempo que tarde o temprano le va a estallar en las manos.

Ya sucedió la agresión contra compañeros reporteros, las pintas a monumentos, enfrentamientos con quienes simplemente iban pasando, daños en propiedad privada. Pero lo más grave del asunto es que el Gobierno de la Ciudad está generando un vacío de poder y con ello dándoles la posibilidad para que estos grupos se enfrenten con otros, como estuvo a punto de suceder con comerciantes del centro histórico en la marcha por los 43 o con grupos de católicos que pretendían defender sus templos el sábado pasado.

Las cámaras de comercio, empresarios actores sociales y religiosos le han hecho un llamado a la Jefa de Gobierno para que ponga atención en el tema. Es una advertencia a tiempo para que no suceda una desgracia, porque si ocurre la responsable tiene nombre y apellido. A la par el gobierno de la Ciudad y el Federal tienen que dar solución a las exigencias ciudadanas, para eso fueron electos y sobretodo demostrar que no son lo mismo.

Entre Palabras

Retrograda y contra la ideología del PAN, resultó la declaración de Francisco Cano Ail, dirigente del Consejo Nacional de Estudiantes Capítulo Yucatán, escribió en redes sociales que ojalá hubieran abortado a Yalitza Aparicio.

Antes del comentario de Cano Ail, Yalitza había celebrado la despenalización del aborto en Oaxaca, su tierra natal. Después de recibir críticas por su comentario, Cano ofreció disculpas en su Facebook y renunció.

¿Esa es la calidad de los nuevos panistas?

Escríbeme tus comentarios al correo suartu@gmail.com, sígueme en la cuenta de Twitter @arturosuarez y en Instagram @arturosuarez_.

Muchas gracias y hasta la próxima.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe un comentario
Por favor ingresa tu nombre