Pedro Sánchez se someterá a investidura el 22 de julio

295

#LaVerdadlePeseaQuienlePese

 

El líder del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), Pedro Sánchez, se someterá a la sesión de investidura para lograr su relección en el cargo de presidente del gobierno el próximo 22 de julio, casi tres meses después de las elecciones generales en las logró una nítida victoria sobre su principal adversario, el derechista Partido Popular (PP). A pesar del triunfo, el presidente del gobierno en funciones no tiene aún los apoyos parlamentarios necesarios ante la fragmentación del Congreso de los Diputados, dividido en cinco, con lo que ya algunos dirigentes políticos advierten del riesgo de la repetición de las elecciones.

La nueva presidenta del Congreso español, la socialista Meritxell Batet, anunció que la fecha elegida por el líder socialista para someterse a la investidura será el próximo 22 de julio, con lo que, en el caso de que su nombramiento sea aprobado en una segunda votación por mayoría simple se prevé que el 25 de julio se confirme su reelección en el cargo. Sin embargo, la investidura de Sánchez todavía está en el aire, a pesar de que han transcurrido casi tres meses desde las elecciones del pasado 28 de abril, en los que no han avanzado mucho las negociaciones con el resto de formaciones para la consolidación de un bloque parlamentario mayoritaria que permite la formación de un gobierno estable para los próximos cuatro años.

Tras los comicios, el Congreso de los Diputados español quedó fragmentado en cinco grandes bloques, además de las formaciones minoritarias de carácter nacionalista, tanto vasco como catalán, que podrían ser determinantes en la votación. El PSOE es el partido con más escaños, con 123, aún muy lejos de los 176 que se necesitan para la mayoría absoluta. El PP, con 66, no tiene ninguna posibilidad de encabezar una alternativa a la del socialista Sánchez; mientras que Ciudadanos, con 57, Unidas Podemos (UP) con 42, y la formación de extrema derecha Vox on 24 podrían ser las que finalmente inclinen la balanza hacia la formación de un nuevo gobierno o si por el contrario serían necesarias unas nuevas elecciones.

El presidente en funciones mantiene como socio prioritario a UP, la coalición presidida por Pablo Iglesias, quien exige como contrapartida al apoyo a la investidura que se forme un gobierno de “coalición” en el que haya representantes de su formación en el Consejo de Ministros. Él mismo exigió la cartera de Trabajo o de Transición Energética. Una opción que el actual mandatario descartó por completo, sobre todo por las hondas diferencias que mantiene con su principal aliado en la izquierda en cuestiones nodales para el país, como el conflicto catalán y su vía de resolución, una vez que Iglesias y su formación política son partidarios de la celebración de un referendo que abra la puerta a la secesión de Cataluña.

El otro aliado posible para el PSOE sería C´s, que con sus 57 escaños podría sumar una mayoría holgada para la formación de un gobierno estable. Sin embargo, el líder del partido liberal, Albert Rivera, ha insistido en que en ningún caso apoyarán un gobierno presidido por Sánchez, al que acusan de aliarse con las fuerzas separatistas para alcanzar el poder en la votación de la moción de censura que defenestró a Marino Rajoy y aupó al poder al propio Sánchez.

El PSOE, en el caso de alcanzar un acuerdo con UP, sólo podría sumar más apoyos en las fuerzas nacionalistas, sobre todo en Esquerra Republicana de Catalunya )ERC), que tiene 14 diputados, el Partido Nacionalista Vasco (PNV), con seis, y EH-Bildu, con cuatro. En caso de que fracasen las negociaciones, como ya advierten cada vez más voces, se abriría la puerta a una repetición de elecciones, para las que incluso ya hay una fecha prevista: el próximo 10 de noviembre.

(Con información de la Jornada)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe un comentario
Por favor ingresa tu nombre