PGJ asegura que no encubre a nadie en caso de joven violada

142

#LaVerdadlePeseaQuienlePese

 

A 10 días de que una menor denunciara haber sido violada por elementos policiacos, no se ha podido ubicar a los probables responsables de la agresión, aseguró el vocero de la Procuraduría capitalina, Ulises Lara López.

En conferencia de prensa, el funcionario detalló que la falta de una imputación es porque les faltan elementos como pruebas periciales como el ADN y la identificación de los agresores por parte de la víctima, quien hasta la fecha no ha querido declarar.

“La Procuraduría actúa con certeza, con elementos de prueba, las pruebas como lo hemos señalado, aquí es porque no tenemos un imputado concreto específico para hacerlo. No estamos encubriendo a nadie. No tenemos los elementos, ni las posibilidades para acusar a uno o varios policías o los que sean”, sostuvo.

No obstante, Lara aseguró que dentro de los vídeos que han sido revisados fueron observados patrullas y elementos de la SSC que están siendo investigados.

A pesar de que la menor agredida no se ha presentado a identificar a los policías que supuestamente la agredieron, el vocero de la PGJ, indicó que la investigación permanecerá abierta y el delito por el que se inició no prescribe, en la posibilidad de que ella se desista en continuar con su denuncia.

De acuerdo con la Procuraduría capitalina en la colonia San Sebastián, Azcapotzalco, donde ocurrieron los hechos, hay al menos cinco cámaras de seguridad privada y del C5, cuyo material ya obra en el expediente CI-FDS/FDS-4/UI-FDS-4-01/00487/08-2019 que se abrió por este caso.

Los hechos ocurrieron la noche del sábado, cuando la joven regresaba de una fiesta a bordo un vehículo de transporte privado junto a sus amigos, quienes la dejaron a dos cuadras de su casa.

A pocos metros, una patrulla, en la viajaban cuatro presuntos policías, se le emparejó. De inmediato la joven tocó el timbre de una casa para pedir ayuda, pero nadie respondió.

Los sujetos se ofrecieron a llevarla a su casa, a lo que ella contestó que ahí vivía uno de sus tíos y que su domicilio estaba a una cuadra. El individuo que iba de copiloto descendió y la sujetó del brazo, subiéndola a la parte trasera del vehículo.

La joven narró que uno por uno la violaron, entre risas y pláticas para después  lanzarla de la patrulla.

(Con información de la Razón de México)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe un comentario
Por favor ingresa tu nombre