Pierden productores y ganan agrodádivas

440

#LaVerdadlePeseaQuienlePese

Para el Presupuesto del 2020, el Gobierno federal busca reforzar su política de dar más recursos a los programas de dádivas y asistenciales al campo y recortar los de tipo productivo, que prácticamente podrían desaparecer.

En su proyecto, la Federación propuso recortar en 96 por ciento los apoyos para compra de tractores y otros implementos agrícolas del programa Fomento Agrícola, que opera la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader).

De éste, sólo pretende dar 100 millones de pesos en el 2020, de los 2 mil 741 millones asignados en el presente año.

También recortó 98 por ciento los apoyos para la comercialización de granos operados, es decir, para el programa Ingreso Objetivo y coberturas de precios.

No conforme, redujo asimismo los apoyos para riesgos fitozoosanitarios y, de plano, cortó los recursos para los aseguramientos catastróficos de los productores.

Con todo lo anterior, el presupuesto total para la Sader bajará 32 por ciento en el 2019.

En contraste, pidió subir 67 por ciento, a 10 mil millones de pesos, la asistencia al programa Precios de Garantía, uno de sus estandartes.

También solicitó al Congreso, de mayoría morenista, subir 22 por ciento, a 11 mil millones de pesos, la bolsa del programa Producción para el Bienestar, que en el 2019 fue ajustado para beneficiar sólo a agricultores con no más de 20 hectáreas de temporal y hasta 5 hectáreas de riego.

Juan Carlos Anaya Castellanos, director de Grupo Consultor de Mercados Agrícolas, advirtió que la autosuficiencia alimentaria de granos y oleaginosas que busca el Gobierno en el País no puede alcanzarse sólo destinando más recursos a los programas asistenciales.

«Esto no puede alcanzarse sólo con transferencias monetarias a los productores de autoconsumo», dijo.

«Es necesario seguir impulsando políticas enfocadas al agricultor comercial».

Anticipó que con el recorte al Ingreso Objetivo resultarán afectados unos 130 mil agricultores.

Octavio Jurado, director de la Asociación Mexicana de Secretarios Agropecuarios, indicó que lo que requiere el campo son recursos para elevar la productividad a corto plazo y no apoyos para luego de las cosechas, como los Precios de Garantías.

«La parte más preocupante de todo es que el Gobierno desestima la inversión productiva. «Los programas sociales no detonan el crecimiento de la producción», expresó.

«Esto puede generar desabasto, encarecimiento de alimentos con impacto en la inflación y generar más pobreza».

Miguel García Winder, Subsecretario de Agricultura, dijo que de ser aprobado el recorte al presupuesto para el agro, la Sader deberá innovar para hacer un uso más eficiente de los recursos.

(Con información de Reforma)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe un comentario
Por favor ingresa tu nombre