Quadri no ha ofrecido ninguna disculpa por comentario ofensivo

69

#LaVerdadlePeseaQuienlePese

 

Los días pasan y Gabriel Ricardo Quadri de la Torre, ex candidato a la Presidencia de la República en 2012, no ha ofrecido ninguna disculpa por haber publicado en Twitter el comentario: “Si México no tuviera que cargar con Guerrero, Oaxaca y Chiapas, sería un país en desarrollo medio y potencia emergente”. Lo hizo el 11 de enero y desde entonces, mandatarios estatales, periodistas, defensores de derechos humanos y usuarios de redes sociales de México y otros países le han pedido que rectifique, lo que suma hasta estos momentos, 13 millones de mensajes, 2.9 millones de retuits y 12 millones de favoritos.

¿Quién es el hombre que a fuerza de palabras logró tal indignación?

En la campaña presidencial de 2012, Gabriel Quadri de la Torre se presentaba como el candidato ciudadano frente a los contendientes. Ingeniero civil, de cabello revuelto, gafas y bigote siempre insistió en deslindarse de los políticos y ser un mexicano más preocupado por la ecología. Así llamó la atención de muchos jóvenes desencantados con los partidos tradicionales, el Revolucionario Institucional (PRI), Acción Nacional (PAN) y de la Revolución Democrática (PRD). Pero Quadri jamás pudo sostener la contradicción. Detrás de su imagen desenfadada había mucha política. El partido que lo postulaba era Nueva Alianza, formado por Elba Esther Gordillo a la par de su dirigencia en el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación. Lo había elegido como su representante apenas se había deslindado del PRI.

En aquel tiempo de contienda, Quadri también se valía de frases controvertidas. El 27 de abril de 2012 en un foro organizado por la iniciativa Mexicana para las Energías Renovables), en Casa Lamm de la Ciudad de México, sostuvo que ninguno de los oponentes en las elecciones sabía de medio ambiente y sustentabilidad como él. “El día que quieran les doy clases de sustentabilidad. Difícilmente otro candidato sabe más de ese tema que yo. Perdón que lo diga con arrogancia, pero eso sí lo puedo decir: ningún otro candidato está tan preparado como yo”.

En 2016, también a través de la red social, escribió: “Que el dueño de Morena presente declaración patrimonial, de ingresos y pago de impuestos. Que aclare misterio de qué ha vivido tantos años”. Pero el patrimonio de Gabriel Cuadri se volvió un misterio. Dos años antes, como candidato, dijo que no daría a conocer su declaración patrimonial pues no se sentía con la seguridad para exhibir su información de bienes. “No he sido servidor público y no he presentado declaración patrimonial; no la pienso hacer, no pienso exponerme. Cuando sea Presidente, sí. No soy rico. A todo mundo le consta, pero tampoco me gustaría que los delincuentes potenciales supieran el patrimonio que tengo”, expuso.

Así que de Gabriel Quadri no hay declaraciones patrimoniales presentadas ni ante el Instituto Nacional Electoral ni en la plataforma de organizaciones no gubernamentales, 3de3.

De aquella campaña, Gabriel Quadri dejó algunas huellas en la memoria colectiva y de las redes sociales. Protagonizó la anécdota del primer debate entre los aspirantes cuando miró sin reparo la anatomía de la edecán y luego, hacer un chiste: “Ella ganó el debate, yo quedé segundo”. Otra es el discurso que repetía en aquellos días en el que nombraba las cualidades que, según él, debía reunir un buen Presidente. Por ejemplo, en una entrevista con el periódico El Mundo, listó: “Audacia, elocuencia, asertividad, inteligencia y capacidad para escuchar y rectificar”.

(Con información de Sin Embargo)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe un comentario
Por favor ingresa tu nombre