Registra Salamanca contingencia por azufre

279

#LaVerdadlePeseaQuienlePese

Salamanca vive una crisis de calidad del aire por el aumento gradual de concentraciones de dióxido de azufre, partículas que se generan por la quema de combustibles.

Desde 2016, la ciudad no tenía contingencia por dióxido de azufre, pero en los últimos meses registra aumentos alarmantes del contaminante.

Sus habitantes sortean día a día una crisis de contaminación atmosférica que ya cumplió medio año y que se ha reflejado en un incremento gradual de las concentraciones de dióxido de azufre, lo que puede contribuir a superar este año los límites máximos establecidos en la norma oficial mexicana para la protección de la salud.

El Sistema de Monitoreo de la Calidad del Aire de Guanajuato (SIMEG) refleja que, a partir de marzo, Salamanca registra concentraciones horarias por encima de las 100 partes por billón e incluso ha superado las 150 partes por billón. En esa ciudad opera una de las seis refinerías de Pemex.

«Si tú comparas lo que son precontingencias por partículas, de 2018 contra 2017, Salamanca tuvo una mejoría del 66 por ciento. Sí había un cierto avance, por eso cuando empezamos a ver que se reflejaba un incremento en las emisiones de dióxido de azufre nos permitimos enviarles el oficio para ver cómo actuamos, qué está pasando y cómo reducimos estas emisiones», explicó.

«Nosotros lo que no queremos es llegar al punto de decretar todo el tiempo precontingencias o contingencias por este tipo de contaminantes para la salud».

La Secretaría de Medio Ambiente y Ordenamiento Territorial (SMAOT) de Guanajuato sospecha que la Refinería Ing. Antonio M. Amor (RIAMA) retomó el procesamiento de combustóleo; sin embargo, esta hipótesis no ha podido comprobarse debido a que en repetidas ocasiones Pemex se ha negado a entregar información a la autoridad ambiental.

«Creemos que se está volviendo a utilizar combustóleo pero no podemos comprobar esta suposición. Desde el 19 de junio de este año, se envió un oficio tanto a la Refinería como a la Termoeléctrica de que hemos notado un incremento de dióxido de azufre y no hemos recibido respuesta», afirmó en entrevista Marisa Ortiz Mantilla, Secretaria de Medio Ambiente y Ordenamiento Territorial de Guanajuato.

La Norma Oficial Mexicana (NOM) 022 en la materia plantea que los límites máximos permisibles son de 40 partes por billón para un promedio de 24 horas y 75 partes por billón para una hora.

Estudios epidemiológicos señalan que la exposición a dióxido de azufre eleva las exacerbaciones de asma, enfermedades cardiovasculares y aumenta la presencia de síntomas respiratorios como sibilancias, tos, dificultad para respirar así como una disminución en la función pulmonar. Una exposición a largo plazo puede derivar en el aumento de casos de cáncer de pulmón.

(Con información de Reforma)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe un comentario
Por favor ingresa tu nombre