Robo, homicidio y acoso asedian a alumnas de la UNAM

292

#LaVerdadlePeseaQuienlePese

 

 

Los robos y daños a la propiedad ajena, así como actos de violencia contra mujeresabuso y/o acoso sexualesamenazas y lesiones son los delitos más comunes en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), de acuerdo con solicitudes de información hechas a la Máxima Casa de Estudios, las cuales arrojan también que la mayoría de estos delitos ocurrieron en los alrededores de la Rectoría de Ciudad Universitaria (CU) y que las facultades son las instalaciones con mayor incidencia delictiva.

Hace poco más de dos meses, el 9 de mayo, la policía capitalina ingresó a la UNAM. Ese día, en la Facultad de Filosofía y Letras, los estudiantes reportaron disparos en las instalaciones y las autoridades confirmaron la existencia de un hombre herido de bala. Diez días antes, el 29 de abril, la estudiante Aideé Mendoza murió en el Colegio de Ciencias y Humanidades (CCH) Oriente.

A estas tragedias se suman tres supuestos suicidios en CU durante 2017, además de 11 asesinatos registrados entre 2002 y 2018, incluido el de Lesvy Berlín Osorio, en un contexto en que hubo al menos 14 detenciones de presuntos narcomenudistas como “El Yorch”, además del reciente arresto (2019) de “El Pechugas”, uno de los principales distribuidores de droga en Ciudad Universitaria.

Entre los años 2000 y 2015, la tasa de crímenes en contra de la integridad personal por cada 100 mil estudiantes universitarios aumentó a un ritmo promedio de 3.7 por ciento anual, de acuerdo con la información contenida en la solicitud pública número F6440000103719. Pero a partir de 2015 y hasta 2018 la tasa de ilícitos en contra de la integridad personal decayó en 22.4 por ciento real anual, pasando de 49 a 23 crímenes por cada 100 mil estudiantes. Para el segundo trimestre de 2019, dicha tasa se ubicó en 14 casos por cada 100 mil estudiantes, cifra equiparable a los niveles registrados en 2013 y 2014.

“Hay que tener claro que el problema no es la universidad. Es la ciudadanía; ésta sociedad que se ha hecho violenta”, dijo en mayo el rector Enrique Graue Wiechers, quien también mencionó que su administración seguirá “haciendo esfuerzos para mejorar las condiciones” de seguridad en la UNAM, ya que las agresiones y las muertes violentas de los jóvenes estudiantes “cercenan esperanzas”, “destruyen familias” y “asfixian el futuro del México que queremos ser”.

Para garantizar la seguridad y fortalecer la vigilancia y la protección civil en Ciudad Universitaria, este año la UNAM autorizó un presupuesto de 325.6 millones de pesos. Aunque en términos monetarios esta cantidad es 4.4 por ciento superior a la aprobada en 2018, no obstante el presupuesto de 2019 es el mismo que el del año pasado, como proporción (0.72 por ciento) del presupuesto total de la Máxima Casa de Estudios.

La información de la Dirección General de Análisis, Protección y Seguridad Universitaria (solicitud F6440000103819) indica que en los últimos 19 años, la inversión promedio anual en seguridad y vigilancia de la UNAM fue equiparable al 0.61 por ciento de su presupuesto total y que, en los últimos dos años, la casa de estudios aumentó las partidas para resguardar sus instalaciones en 0.16 puntos porcentuales. Esto es una diferencia monetaria de más de 96.8 millones de pesos entre 2017 y 2019.

(Con información de Sin Embargo)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe un comentario
Por favor ingresa tu nombre