Se entrega por primera vez Medalla de Honor Gilberto Rincón Gallardo

458

#LaVerdadlePeseaQuienlePese

 

De manera póstuma se entregó en la Cámara de Diputados, en Sesión Solemne,la primera edición de la Medalla de Honor “Gilberto Rincón Gallardo” a Ana María Latapí Sarre, defensora de los derechos humanos de las personas con discapacidad.

Ante el hecho de que por primera vez se otorga este reconocimiento, el presidente de la Mesa Directiva del recinto deliberativo de San Lázaro, Porfirio Muñoz Ledo, se refirió a la labor de Rincón Gallardo, a quien calificó como un estratega de la izquierda, que supo trascender en todas las etapas de su vida.

En el Salón de Plenos de la Cámara Baja, se proyectó un video que evocó la lucha de Rincón Gallardo (1939-2008) y la trayectoria de Latapí Sarre (1929-2018), en presencia de familiares y amigos de ambos personajes.

La medalla fue recibida por la hija de la activista condecorada que falleció el 7 de diciembre de 2018, Alicia Escobar Latapí, a quien además entregaron un pergamino y una suma de dinero equivalente a dos veces la dieta mensual de un diputado, recursos que adelantó serán donados a la Confederación Mexicana de Organizaciones a favor de las Personas con Discapacidad Intelectual A.C. (Confe).

Al emitir un mensaje desde la máxima tribuna del país, la asignada a recibir el reconocimiento, relató pasajes de la vida y lucha de su madre en favor de los derechos humanos de las personas con discapacidad.

Destacó: “ella luchó para que las personas con discapacidad tuvieran también acceso a un trabajo remunerado y justo, pues es de todos conocida la explotación a la quemuchas de ellas son sometidas en la actualidad, incluso por sus parientes cercanos”.

También refirió que “mi madre inició su lucha, en un principio, para beneficio de su hija, pero poco a poco los márgenes de su labor se fueron ampliando para beneficios de grupos más y más grandes hasta llegar e influir en cambios legislativos que proveyeran un marco jurídico más equitativo para estas personas”.

Muñoz Ledo declaró, por su lado, que Rincón Gallardo fue un político, luchador social y diputado federal en la LI y LV legislaturas, así como candidato a la Presidencia de la República por el Partido Democracia Social, en el año 2000.

En torno a Latapí Sarre, mencionó que ella dedicó su lucha “a la inclusión de las personas, sin importar su discapacidad ni condición de vulnerabilidad, logrando incidir en todos los ámbitos de la vida pública, en donde ha propiciado que hombres y mujeres tengan igualdad de oportunidades, ampliando sus posibilidades de desarrollo personal y humano”.

La presidenta de la Comisión de Atención a Grupos Vulnerables y el presidente de la Comisión de Régimen, Reglamentos y Prácticas Parlamentarias del recinto de San Lázaro, la priísta Martha Hortencia Garay Cadena y el panista Jorge Luis Preciado Rodríguez, respectivamente, hicieron un reconocimiento en tribuna, por separado, a la labor de Latapí Sarre.

Resulta que la Medalla de Honor fue creada en la pasada Legislatura, el 14 de diciembre de 2017, para reconocer “a aquel ciudadano o ciudadana que se haya distinguido relevantemente, sirviendo a la colectividad nacional y a la República, por sus actos en pro del fomento, la protección, el impulso a la inclusión y defensa de los derechos humanos de las personas con discapacidad”.

El 21 de diciembre de 2018, la actual Legislatura aprobó el dictamen de la Comisión de Régimen, Reglamentos y Prácticas Parlamentarias, por el que se otorgaba la presea a Latapí Sarre, quien inició su trayectoria en la década de los 60, con el objetivo de evitar que la sociedad mexicana continúe con prejuicios que impiden a la gente con limitaciones físicas o intelectuales tener una integración social plena y digna.

Ana María Latapí tuvo una hija con discapacidad, a quien cuidó hasta los 62 años, y su amor por ella lo extendió a otras personas en su misma condición, con lo cual hizo notar a la sociedad que ser padre o madre de un hijo o hija con discapacidad no es motivo de vergüenza, sino de lucha.

Fue cofundadora de la Confe, creada en 1978, de la cual fue su primera directora general y durante su paso en esa organización, impulsó la creación de espacios educativos que aseguraran un futuro digno a las personas con discapacidad.

El trabajo de Latapí Sarre incidió en modificaciones de leyes federales y locales que coadyuvaron a que las personas que padecen alguna discapacidad pudieran tener acceso a trabajos dignos y a la educación.

(Con información de la Prensa)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe un comentario
Por favor ingresa tu nombre