Senadores panistas se distancian de Anaya

366

Ciudad de México, 29 de Agosto

Senadores del PAN se declararon en contra de la línea del presidente nacional del partido, Ricardo Anaya y de su coordinador parlamentario, Fernando Herrera, de declararle la guerra al PRI y vetar al procurador general de la República, Raúl Cervantes, por lo que se alistan a tomar decisiones con base en sus convicciones y compromiso con sus electores.

“Una cosa es solidarizarnos con Anaya por lo que le está pasando en términos de los ataques a los que está siendo objeto y otra cosa es que haga de esos ataques personales y su defensa, toda una agenda del sistema PAN”, aclaró Javier Lozano, quien en unas horas regresará al Senado, dispuesto a trabajar en su agenda legislativa, con el PRI, porque rechaza la estrategia de Anaya de arrastrar a todo el PAN en su lucha personalísima.

Pero además, de acuerdo con el relato de senadores, fue el jueves pasado, después de escuchar durante 30 minutos la forma en que Anaya dio explicaciones sobre la fortuna de su suegro y toda su familia política, que decidieron tomar su propio camino y rechazar la inmovilidad que provocó Anaya en el Senado, al negarse a aprobar las reformas que exigen los gobernadores  panistas, porque ha antepuesto su agenda al trabajo legislativo.

De igual manera, informaron que es totalmente evidente que Anaya ha decidido vetar a todos los panistas que no quieren respaldar su camino rumbo a la Presidencia, pues a todos los legisladores que simpatizan con otros aspirantes panistas o que han sido críticos de la dirigencia nacional les negó presidencias de comisiones o posiciones de peso en el Senado.

Por el contrario, a quienes le juraron lealtad, como son los casos de Jorge Luis Preciado y Raúl Gracia les entregó la vicepresidencia de la Mesa Directiva y la presidencia de la Comisión de Comunicaciones y Transportes (SCT), sin estar calificados para ello.

Excélsior dialogó ayer con algunos de los 12 senadores que están inconformes con Anaya y con Fernando Herrera, quienes precisaron que durante la reunión privada del jueves fue evidente que el grupo parlamentario está dividido.

Insisitó en que una cosa es solidarizarse con Ricardo Anaya, pero otra que trate de manejar toda la agenda del PAN  a aprtir de eso.

“Es una falta de respeto del presidente nacional tratar de someternos, de callarnos y de controlar a nuestro grupo parlamentario, por defender una posición personal”, dijo.

Y anticipó que “lejos de estar cerca de un acuerdo de unidad ficticia, lo que estamos por enfrentar es una posición en la cual cada senador haga uso de su libertad; de ese voto de conciencia que nos ha de llevar a un mejor estadio de las cosas”.

No le importa

Relató que el jueves, todos los gobernadores emanados del PAN que asistieron a la reunión plenaria pidieron aprobar diversos temas, “¿y cuál fue su respuesta? Le valió madres lo que opinamos los gobiernos locales”.