Susana Gutiérrez derriba barreras

61

Ciudad de México 8 de Marzo 2018

Susana Gutiérrez estudió sicología para llegar al futbol. La entrenadora del Atlas creció en tierra de tequila, mariachi y los charros; siempre quiso estar en el balompié, sin importar todos los obstáculos que tuviera que afrontar.

Con 28 años es una de las cinco entrenadoras que dirigen en la Liga MX Femenil, de las pocas que marchan en un territorio que dominan los hombres.

“Llego como sicóloga deportiva al Atlas. En mi primera etapa estuve como sicóloga de las divisiones inferiores y en la segunda como sicóloga del equipo femenil. Lo que pasó es que el entrenador que iba a estar aquí tuvo un problema de salud y el club me propuso que tomara las riendas del equipo. Ellos sabían que tenía el curso de entrenadora para cumplir con el requisito”, cuenta Susana sobre ese camino que anduvo en busca de su ilusión de ser entrenadora.

En la Liga MX Femenil, a Susana le pasa lo mismo que cuando estudiaba en el día la carrera de sicología y en la noche el curso para ser entrenadora de futbol. En su grupo de futuros directores técnicos era la única mujer del salón.

En el torneo mexicano ocurre algo parecido cuando de los 16 equipos, apenas cinco tienen a una mujer al frente. Sólo uno tiene un cuerpo técnico compuesto por mujeres y en los otros 11 el timonel está a cargo de un varón.

“Existe un poco de sexismo todavía. De repente das una opinión y primero dudan. Lo que más me cuesta, ahorita, es mi edad, como sé que soy la entrenadora más joven de la Liga MX, piensan que el equipo va mal por esa razón. Se me cataloga como la ‘niña inexperta que no sabe ni qué onda’. Cuando sé que el conocimiento y la edad no están peleando. Sé que así es esto, si fuéramos bien, dirían que soy la promesa”.

Gutiérrez es paciente. Ella, la entrenadora más joven de la competencia doméstica, ha vivido la transformación del futbol mexicano. En su primera etapa con el Atlas fue la única mujer en la institución, en la segunda, ya había más apertura en el equipo para las mujeres.

“En mi primera etapa yo era la única mujer en Atlas. Ahora, en la segunda, ya hay nutriólogas, sicólogas, doctoras, las mujeres se están incorporando al futbol”, explica la egresada de la Universidad Jesuita de Guadalajara.

“En el futbol la credibilidad es con base en el resultado. Del torneo pasado al actual el nivel subió, porque todos los clubes se reforzaron y vieron que esto iba más en serio. Los números hablan, porque es complicado ganar credibilidad ante la gente. Lo que sí tengo claro es que el futbol es un deporte, sin género, sin sexo y lo puede jugar quien lo quiera”.