Va cierre de Juntas de Conciliación contra reloj

273

#LaVerdadlePeseaQuienlePese

 

Las Juntas Locales de Conciliación y Arbitraje de la Ciudad de México, Jalisco y Nuevo León tienen un periodo de vida de 3 años, según la reciente reforma laboral, pero requerirán hasta 7 años para desahogar los expedientes pendientes y cerrar sus puertas.

Estos organismos dejarán de existir para dar paso a los tribunales laborales, pero acumulan años de rezago en los casos bajo su jurisdicción.

En la Ciudad de México las oficinas intentan organizarse, pero sobre pasillos yacen miles de documentos que faltan por archivar.

En el archivo de la Junta de la Ciudad de México existen alrededor de 95 mil asuntos pendientes, que se tardarán en ver la luz debido a la falta de personal y de recursos presupuestales.

A nivel internacional, un juez debe atender de mil a mil 200 asuntos por año para que se desahoguen los casos en tiempo y forma.

Sin embargo, en la sede capitalina se acumulan alrededor de cinco veces más, por lo que el promedio de los asuntos se prolonga por tres años y medio, señaló Darlene Rojas, titular de la Junta.

Terminar con los pendientes le llevará a la Junta de la Ciudad de México 7 años y medio, pronosticó Rojas, lo que será un periodo que se excede a lo anticipado por la reforma laboral que establece tres años para el nacimiento de los tribunales.

«La proyección que estamos teniendo es de 7 años y medio a partir de que se cierra la Oficialía de Partes, es decir, al momento que dejamos de recepcionar demandas», aseveró Rojas.

«Para resolver la totalidad de los asuntos que se quedan en trámite estamos considerando todos aquellos que se puedan ir al amparo. Del promedio de resoluciones que emitimos, el 50 por ciento se va al amparo».

La Junta de la Ciudad de México deberá resolver hasta el último asunto que reciba, aunque los tribunales entren en operación.

La saturación se explica porque cada año se tiene un incremento de 10 por ciento en el número de demandas, en promedio, lo cual tiene que ver con la incorporación de una mayor cantidad de personas al mercado laboral.

Rojas afirmó que uno de los problemas que enfrentan es la lentitud con la que se realizan las notificaciones, ya que tienen un personal reducido para ello con sólo 160 actuarios, cuando se requieren al menos 250.

(Con información de Reforma)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe un comentario
Por favor ingresa tu nombre