“Viuda Negra” se pasea en Hidalgo

3376

#LAVERDADLEPESEAQUIENLEPESE

 

FOTOS: Carlos Jiménez 

Berenice Alanís, mejor conocida como “La Viuda Negra”, quien es señalada como la principal sospechosa de ser la autora intelectual del asesinato de su esposo, así como de sus dos hijastros, quienes fueron acribillados en su gimnasio Muscle Factory Gym, en la alcaldía Gustavo A. Madero, el 5 de abril de este año, se pasea en varios lugares de Hidalgo.

Fuentes dignas de crédito, han externado que a “La Viuda Negra” se le ha visto en varios municipios, pero principalmente en Pachuca, donde suele asistir a fiestas y reuniones.

Trascendió que posiblemente ya exista una coordinación al respecto entre autoridades de la Ciudad de México como del estado de Hidalgo, para que no se le pierda la pista a “La Viuda Negra”.

Regularmente, refieren que, a Berenice Alanís, es acompañada constantemente de una mujer identificada como Teresa Córdova, quien aparentemente es señalada por despojar con “argucias legales” a familias de sus domicilios, en distintas zonas de la periferia de la capital hidalguense.

DETIENEN EN PACHUCA CARRO DE SU DIFUNTO ESPOSO

El pasado miércoles, conforme a reportes oficiales, elementos de la Policía Municipal de Pachuca, detectaron un Corvette rojo, con placas de circulación PZB-8175, el cual tenía reporte de robo.

En la autopista Pachuca-México advirtieron el citado vehículo y le marcaron el alto. Era manejado por Emanuel O.R., de 27 años de edad, domiciliado en Zona Plateada, de la capital hidalguense, quien fue puesto a disposición de las autoridades correspondientes para que se realicen la investigación al respecto.

De acuerdo con el reporte oficial, la unidad confiscada es un Corvette rojo con placas PZB-8175 de Morelos; el vehículo está a nombre del occiso Jacobo Rafael Quesada Trejo.

“VIUDA NEGRA” VACÍA RESIDENCIA

Por otro lado, el periódico ContraRéplica informó que tras cumplirse ya cuatro meses del homicidio de Jacobo Quesada Trejo y sus dos hijos, en un gimnasio ubicado en la Delegación Gustavo A. Madero, la principal sospechosa del crimen vació por completo la casa de la familia y, además, tramitó un amparo para que la Procuraduría de Justicia de la Ciudad de México le permita acceder al expediente de este caso: CI-FGAM/GAM-3/UI-1S/ D919/04-2019.

Jacobo Quesada Trejo, su hijo y su hija, fueron asesinados en abril pasado. En ese entonces, fue detenida Berenice Alanís, quien fuera pareja de este empresario originario de Hidalgo.

Sin embargo, sólo dos días después quedó en libertad por errores cometidos por la Fiscalía que llevaba el caso, lo que indignó a familiares, amigos y conocidos del empresario de 51 años de edad.

No obstante, la mujer continúa como principal sospechosa del crimen.

Al parecer, ella ordenó el asesinato para quedarse con las propiedades de su expareja, como una colección de autos de lujo valuados en 20 millones de pesos.

De acuerdo con reportes obtenidos por el periódico ContraRéplica, ahora Berenice Alanís busca acceder al expediente para saber cuáles son las pruebas y las líneas de investigación que tiene la Procuraduría capitalina sobre el caso.

A N T E C E D E N T E S   D E L   C A S O

Jacobo Quezada Trejo, era un prominente empresario de 51 años de edad, dueño de edificios, locales comerciales, terrenos y organizador de palenques en Hidalgo y Ciudad de México.

Tenía dos hijos Patricia y Jacobo. Ella, de 26 años, era la encargada de la administración de los bienes de su padre. El hijo, recientemente cumplió 25 años y estudiaba la licenciatura de derecho en la Universidad Anáhuac, además de practicar el futbol americano.

En el 2003, el empresario contrató a Berenice Alanís para que fuera su empleada doméstica. Al poco tiempo inició una relación sentimental con ella y a la postre se casaron.

Las autoridades saben que vivían en Pachuca. En Hidalgo, el hombre rentaba bodegas, terrenos y también tenía un gimnasio.

También se han encontrado fotos en las que aparecen juntos el empresario y la mujer, en Time Square, en Nueva York, así como en múltiples reuniones familiares.

Sin embargo, comenzaron a tener problemas cuando, según los testimonios, Berenice Alanís tuvo una relación -con Jacobo hijo- y su padre la descubrió.

Pero no fue la única infidelidad. Tiempo después supo que le fue infiel con un entrenador de su gimnasio en Pachuca.

Ante el enfado del empresario, aseguran los testigos, la sacó del testamento y comenzó a darle menos dinero.

La noche del jueves 5 de abril, Berenice llegó al gimnasio de la GAM y  ordenó al gerente que le pusiera una rutina de ejercicios, lo cual, refieren, era inusual.

Después lo alejó de la entrada y lo llevó al segundo piso del gimnasio mientras hablaba con el manos libres de su teléfono.

Entonces llegaron las personas que cometieron el triple homicidio que indignó a familiares, amigos y vecinos del conocido empresario, ya que las víctimas fueron asesinadas a quemarropa y hasta el momento no existe reporte de algún detenido en este sonado caso.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe un comentario
Por favor ingresa tu nombre