Xolos gana en CU y agudiza la crisis de Pumas

31

Ciudad de México, 11 de Septiembre

Último segundo. Luis Ángel Mendoza entra caminando, sin resistencia alguna, a la portería de Pumas y festeja el 2-0. Ese gol detonó el abucheo de la grada y la desaprobación por para de la afición del Club Universidad, que por momentos coreó el nombre de Guillermo Vázquez, ex técnico de los universitarios.

El Club Universidad se perdió desde abajo. Los centrales son rocosos y los laterales llegan se suman al ataque, con balón controlado, pero se quedan sin saber qué hacer al momento de enviar el centro. Esa dificultad del local para construir el juego desde su campo, provocó la furia de Nicolás Castillo, harto de que Alan Mendoza desperdiciara tantas oportunidades de mandar un centro.

Abraham González fue el único que dio batalla en el campo. Ante un ordenado equipo de Tijuana, el desgaste corrió por cuenta del español. El 10 de los Pumas no se sonroja si tiene que participar en jugadas de ataque o meterse al cuarto de máquinas para rescatar la bola, terminó por ser el jugador que más kilómetros que recorrió, aunque su esfuerzo quedó en nada. Su equipo perdió y él fue a la banca.

Joffre Guerrón, que salió de cambio, tuvo la oportunidad de cambiar el guión de partido. En el primer tiempo, cuando el encuentro estaba empatado a cero, el ecuatoriano tuvo la oportunidad de rematar en el área chica. Había opciones de mandar un recentro o probar en dirección al arco, el atacante de Pumas eligió bajar el balón con el pecho y dejar que la oportunidad se convirtiera en un saque de meta para el visitante.

Tampoco Nicolás Castillo pudo salir como el héroe de los Pumas. El chileno quedó atrapado entre los cinco zagueros que presentó el argentino Eduardo Coudet en el estadio Olímpico. El coraje del chileno le provocó más inseguridad a Alan Mendoza, víctima de sus reclamos, que ansiedad en la defensa de los Xolos.

En contraparte, Gustavo Bou anotó su quinto gol en los últimos cinco partidos. Lo hizo sin muchas dificultades, Damián Musto saltó la línea, el zaguero envío pase a su delantero y éste miró como Alfredo Saldívar se quedaba a medio camino. Desde afuera del área, le cruzó el esférico el 1-0.

En el último segundo, cuando Pumas mandó a todo su batallón al ataque. El tiro de esquina a favor de los locales terminó con Luis Ángel Mendoza entrando, caminando, a la portería del Club Universidad.