Acaban esperanzas de Cruz Azul en Copa

574

#LaVerdadlePeseaQuienlePese

 

Cruz Azul no se cansa del bullying. Hasta pareciera que lo disfruta. En su extensa lista de ridículos, se agrega la eliminación de la Copa MX, ¡y en la Fase de Grupos!

Alebrijes Oaxaca es el nuevo victimario. No, ya ni siquiera el verdugo habitual América. Ahora un equipo del Ascenso MX le pegó en un semivacío Estadio Azteca, 1-0 con gol de Renato Román al 68′.

La Copa MX tiene el trono vacío. Su campeón no peleó con dignidad, acentuando la crisis que Pedro Caixinha ya no puede ocultar.

La gente acosó al portero suplente Guillermo Allison, pero el técnico portugués debe muchas explicaciones. Es como si el equipo aún cargara con la sombra de la Final de Liga.

Un desesperado Caixinha se la jugó los últimos 20 minutos con su mejor arsenal. Jonathan Rodríguez, Milton Caraglio y Édgar Méndez entraron para reforzar la ofensiva en la que ya lucían Elías Hernández y Orbelín Pineda, este último con una culpa muy grande ya que al 47′ reventó la pelota en el travesaño pese a que remató ya con el portero vencido.

Muy pocos atestiguaron la caída del vigente campeón y eso que hubo promoción en el Azteca. Los escasos fieles se la pasaron insultando los últimos minutos y entonando el «jugadores, ya rómpanse la madre».

Una afición harta de un equipo que siempre encuentra una ridícula manera de perder.

Alebrijes les llegó poco, pero bastó con una descolgada y un zurdazo de Renato Román para poner de rodillas al cuadro cementero, que penosamente lanzó a todas sus piezas al ataque en busca de un empate que ni siquiera les daba la clasificación, pero si una esperanza de avanzar como uno de los mejores segundos del torneo.

Una Copa MX que todavía no tiene los duelos de eliminación directa como propuso el directivo cruzazulino Ricardo Peláez, y aun así el equipo quedó fuera del torneo ante unos limitados pero bravos Alebrijes, los que a su manera provocarán las burlas de medio futbol mexicano contra todo aficionado que porte una playera de Cruz Azul.

Contra Allison

El aficionado cruzazulino (al menos el que asiste al Azteca) ya no quiere a Guillermo Allison. En él descargó buena parte del bullying que probablemente otros fans le harán.

El portero fue abucheado apenas su nombre fue anunciado en el sonido local. La silbatina incluso fue mayor que la dedicada al técnico Pedro Caixinha.

La situación fue bochornosa desde que recibió el tanto de Alebrijes. Además, a partir del 84′, los seguidores cruzazulinos le gritaron «gol» cada que tocó la pelota. No le perdonan los errores, el más fresco en el primer partido ante el club oaxaqueño en el que regaló la anotación.

Allison buscó la redención en un par de tiros de esquina al final del partido. Aun así le silbaron. Para él no habría la mínima piedad, como quizá sí la hay para Pablo Aguilar pese a fallar un mano a mano en la última jugada del partido.

Lo único que salvó al guardameta cementero fue el silbatazo final porque a sus compañeros también les tocó abucheo.

El contraste fueron los Alebrijes, cuya afición gritó al unísono el «¡portero!, ¡portero!», para reconocer a Luis Robles por salvarles el pellejo en la última jugada.

(Con información de Reforma)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe un comentario
Por favor ingresa tu nombre