Acusan dolo en nombramientos de Gobierno

423

#LaVerdadlePeseaQuienlePese

 

Diputados del PAN afirmaron que en el Gobierno federal se actúa sin ética ni con apego a la cultura de la legalidad en la propuesta de funcionarios públicos que son impuestos a pesar de no cumplir con los requisitos de ley, como el caso de Jenaro Villamil.

Felipe Macías opinó que se actuó con dolo al dejar que el periodista asumiera como presidente del Sistema Público de Radiodifusión del Estado Mexicano sin cumplir con el requisito de la titulación.

«Evidentemente cuando se habla de que se requiere de un nivel de licenciatura es porque se necesita el título y una cédula profesional que acreditan tus conocimientos para ello», señaló.

«Si le dijeron en la Consejería Jurídica que no era necesario el título, se están buscando los recovecos para que de una manera dolosa se llegue al cargo».

Consideró que ello habla mal del funcionario y de quienes le recomendaron asumir sin cumplir la titulación.

Acusó que Villamil es un caso más del amiguismo con que se deciden cargos públicos en el Gobierno federal.

«Eso es actuar con dolo. Como diría el Presidente, no es un asunto legal, sino de ética», opinó el legislador.

Señaló que ya es una constante en el Gobierno proponer nombramientos de quienes no cubren requisitos ni la preparación.

Además de Villamil están los casos de Paco Ignacio Taibo en el Fondo de Cultura Económica; Ana Gabriela Guevara en la Conade; funcionarios del Conacyt que debieron renunciar por no tener el perfil y los candidatos a formar parte de la Comisión Reguladora de Energía, citó el legislador.

«No hay el mínimo interés de la nueva Administración, de sus operadores, de poner al frente de los organismos a los mejores perfiles. Y los que no cumplen con estos perfiles, se pretende imponerlos de manera discrecional», reclamó Macías, de la Comisión de Gobernación.

El diputado Carlos Castaños, de la Comisión de Radio y Televisión, dijo que el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador va sumando cada vez más casos en los que no se acreditan conocimientos ni requisitos.

«Con Villamil es un caso más de varios que se han presentado en la actual Administración federal que, sin contar con la acreditación formal que avale la finalización de su grado de licenciatura, se avala que ocupe un cargo de primer nivel en el Gobierno».

Dijo que la definición legal sobre el «nivel» de licenciatura puede quedar a la interpretación y que su experiencia no se cuestiona.

«Pero lo que nos gustaría es que los funcionarios de este Gobierno fueran ejemplo en apego a la cultura de la legalidad», expresó.

(Con información de Reforma)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe un comentario
Por favor ingresa tu nombre