Cruz Azul vuelve a ganar en el Azteca, ahora a Xolos

468

#LaVerdadlePeseaQuienlePese

 

A golpe de puño, Cruz Azul terminó su racha de partidos sin ganar en el Estadio Azteca. Después de tres derrotas en fila, entre Liga y Copa MX -desde la final del torneo pasado-, la Máquina reencontró el camino ante los Xolos de Tijuana y volvió a la pelea, quedándose con el triunfo.

Lejos de su mejor nivel, el cuadro dirigido por Pedro Caixinha apostó por las individualidades. Desde la velocidad de Jonathan Rodríguez y los desbordes de Elías Hernández, hasta los mano a mano de Martín Cauteruccio, que sigue peleado con el gol. En esa búsqueda, sin embargo, la recompensa llegó desde los once pasos.

A toda velocidad, Rodríguez anticipó la salida del portero Gibrán Lajud y cayó en el área tras ser derribado. Con ciertas reservas, el árbitro Óscar Mejía marcó la falta, respaldado minutos después por la intervención del VAR. Y así, desde el manchón de penalti, Elías Hernández se encargó de despejar las dudas del conjunto celeste y vencer a Lajud, con un remate potente y pegado al poste (23’).

Con la ventaja de los locales, lo que vino después fue una suma de riesgos y esperanzas. Porque, sin ser tan claros en el ataque, los fronterizos generaron al menos dos ocasiones de peligro en el arco de José de Jesús Corona, firme y seguro bajo los tres postes. Para Cruz Azul, la mejor oportunidad la tuvo Cauteruccio, otra vez inseguro en la definición y recriminado por sus aficionados al no poder anotar el segundo.

Aunque Xolos peleó y resistió los embates, no encontró nunca conexión en su juego. Los minutos finales abrieron espacio para el debut del portugués Stephen Eustáquio, marcado por una tarjeta roja, anulada por el VAR, y una lesión en la rodilla izquierda luego de una mala caída en el medio campo. Eustáquio entró al minuto 56 y dejó el campo al 79’, acompañado por el cuerpo médico del equipo para ser evaluado.

Entretanto, Cruz Azul consiguió sacudirse de las derrotas del pasado. Ante más de 10 mil 300 aficionados, los jugadores celestes recuperaron confianza y sumaron su primer triunfo en el Estadio , ubicándose con siete puntos de 12 en lo que va de la Liga. Los abucheos, no obstante, formaron parte del coro de su despedida.

Una vuelta a la página pretende ahora el equipo de Caixinha, perseguido todavía por la derrota frente al América en la final del torneo pasado y la falta de un nivel que ilusione de nuevo a sus fanáticos.

(Con información de el Heraldo de México)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe un comentario
Por favor ingresa tu nombre