No hay manejo de crisis en la 4T

  • Agosto 05, 2022
  • Tiempo de lectura: 8 minutos

Cuando los hombres dejan de creer en Dios, no es que no crean en nada: creen en todo. Umberto Eco 

Por: Arturo Suárez Ramírez / @arturosuarez 

La tarde del 3 de octubre del 2014 se realizó una nutrida marcha por parte de estudiantes del IPN, se plantaron afuera del palacio de Cobián, la exigencia era entrevistarse con el titular de la Segob, Miguel Ángel Osorio Chong, las demandas de los estudiantes eran la cancelación total y no temporal del reglamento interno, cancelación de los planes de estudio, la salida de los elementos de la policía bancaria industrial de las instalaciones y el cese de pensiones vitalicias de exdirectores del IPN. 

La calle lucía repleta y los alumnos pidieron la presencia de los medios, le gritaron a Chong para que saliera y así lo hizo, el funcionario apareció en mangas de camisa y le pidieron que el mismo diera lectura al pliego petitorio, un simbolismo inédito que el titular de la Segob lo hiciera pues de ese lugar en el pasado habían salido las órdenes para reprimir estudiantes en el 68 y el 71.

Quien llegó visto con recelo se fue entre aplausos de los asistentes y su nombre se inscribió entre los candidatos a la sucesión del sexenio peñista, la historia ya la conocemos. 

Que conste que no se trata de una loa al “oriental” como dice Manuel Velasco, sino un ejemplo del manejo de crisis, de eso carece Adán Augusto López y prácticamente la 4T.

Ante los reclamos de una madre de una mujer desaparecida que le pedía certeza y que además no confiaba en él, López Hernández tuvo un destello de lo que verdaderamente es, y le dijo que él tampoco confiaba en ella, se trata del segundo hombre más importante del gobierno y quien encabeza las preferencias para relevar al caudillo de Macuspana. 

Ante la falta de una oposición seria y responsable, López Obrador ha buscado en la prensa, científicos, sociedad civil, empresarios, activistas y una larga lista, contrincantes para enfrentarlos y así justificar sus fallidas decisiones en la administración pública, no sabe gobernar de otra manera que no sea con la confrontación, ahí se siente cómodo.

Ante el vacío de liderazgos políticos, se ha tenido que fabricar sus enemigos, a estas alturas nadie quiere pelear con López y pocos lo toman en cuenta, entonces se ha tenido que fabricar sus enemigos y terminó como los perros que corretean su cola dándose mordidas, las redes sociales están inundadas de videos donde se ven las contradicciones. 

Un ejemplo de lo anterior fue cuando empeñó su palabra sobre el desabasto de medicamentos y dijo que de no resolverse “me dejo de llamar Andrés Manuel”. Luego ante la tragedia de la Línea 12 del Metro declaró frenéticamente que estaría funcionando a más tardar en un año, tampoco se cumplió, eso sí se dice un hombre de palabra y esta se ha devaluado constantemente. El asunto estimado lector son los discursos de honestidad y la demagogia con la que se maneja el representante de la superioridad moral. 

Así nos vamos sorprendiéndonos cada mañana, algunas conferencias más aburridas que otras, pero no le podemos negar que el tabasqueño tiene cierto toque de histrión y nunca permite que su público se duerma y más si se trata de sus seguidores habidos de sangre y que se ponga en el patíbulo alguno con nombre y apellido para vapulearlo electrónicamente.

Una muestra más de la intolerancia que destila en Palacio Nacional fue la muestra del pasado lunes cuando López hizo referencia que cuando quiere saber algo, consulta una lista que tiene de quienes se manifiestan en su contra en redes sociales, ¡Vaya mensaje que manda el tabasqueño!

Es un ¡Cuidado que los estoy vigilando!, usando presupuesto y como no hay aclaración se puede inferir que hasta los aparatos del Estado. 

Claro que los ejemplos son importantes y lo permisivo que ha sido López con los suyos, ahí quedan las amenazas abiertas de Félix Salgado Macedonio sobre consejeros del INE, lo mismo que las declaraciones de Claudia Sheinbaum que se desdibuja en las encuestas y no gana ni una en Twitter, e incluso Adán Augusto quien asegura que si lo corren no importa porque el INE ya va a desaparecer, así hemos visto replicar de manera burda los desplantes del caudillo como a Miguel Barbosa, Cuitláhuac García, Cuauhtémoc Blanco, diputados y senadores y hasta sus paleros, tienen buen maestro de la intolerancia… Pero mejor ahí la dejamos. 

Escríbeme tus comentarios al correo suartu@gmail.com y sígueme en la cuenta de Instagram en @arturosuarez_. 

Hasta la próxima. 



Artículos Relacionados